Por Gabriela Estévez *

Impulsado por el Movimiento de Mujeres emprendimos un camino en la ampliación de derechos que no tiene vuelta atrás. Mediante campañas que atraviesan las bandera políticas partidarias, que superan lo autorreferencial, que nos obligaron a interpelar lo mandatos recibidos y a entender que si bien se trata de lo propio, de nuestras libertades y nuestras limitaciones, el debate alrededor del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, nos pertenece a todas nosotras, las personas con capacidad de gestar.

Este debate implicó una profunda transformación social y hoy podemos decir que logramos un amplio consenso del que estamos orgullosas, hoy, en Argentina, estamos a la víspera de una definición por parte de quienes nos representan en el Senado de la Nación que a la luz de todo lo vivido, lo expresado de manera pública y privada se limita sencillamente a la realidad que vivimos: el aborto es libre, seguro y gratuito o es clandestino.

Esta transformación es irreversible, la marea verde que desde esta noche, volverá a inundar las calles alrededor del congreso para exigir una vez más por nuestros derechos, también estará presente en muchas ciudades de Argentina y en muchas ciudades del mundo, por nosotras, todas las personas gestantes y el derecho que les fue negado a quienes hoy no pueden contarlo.

Suceda lo que suceda, Argentina cambió para siempre, la batalla la ganamos nosotras en la calle, sin violencia, con abrazos, el 8A es Verde.

 

* Diputada Nacional del Frente para la Victoria, por la provincia de Córdoba.