8 de marzo. Mujeres de Brasil enaltecieron a Marielle Franco y criticaron a Bolsonaro

Por Lu Sudré y Juca Guimarães

Este jueves, 8 de marzo, miles de brasileñas salieron a las calles para celebrar el Día Internacional de Lucha de las Mujeres. Bajo la consigna “Por la vida de las mujeres, somos todas Marielle”, tomaron las calles del país para protestar contra el desmantelamiento de la Seguridad Social, el aumento de los feminicidios y los retrocesos del gobierno Bolsonaro, además de celebrar el legado de la militante feminista Marielle Franco. Asesinada en Rio de Janeiro el 14 de marzo de 2018, la concejala es una referente para trabajadoras que luchan contra las injusticias en todo el país. Hasta hoy el crimen sigue impune.

La movilización empezó durante la madrugada. Doscientas militantes del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y del Movimiento por la Soberanía Popular en la Minería (MAM) ocuparon una planta de la minera australiana Mirabela Mickel en la ciudad de Ipiaú, en Bahia, para protestar contra el modelo predatorio de explotación del níquel. Las mujeres también denunciaron los riesgos de contaminación del río que abastece la región, ubicado a menos de 1 kilómetro de la concentración de residuos que produce  la represa.

En Florianópolis, Santa Catarina, al amanecer, las mujeres de la Vía Campesina realizaron un conversatorio en el Mercado Público, en la región central de la ciudad. Ellas discutieron los impactos de las propuestas de Bolsonaro para la seguridad social y articularon formas de resistir contra los latifundios y el uso intensivo de agrotóxicos en los plantíos. En el mismo estado, en el municipio de Chapecó, las mujeres indígenas se movilizaron en una de las principales plazas de la ciudad.

En Rio Grande do Norte, región nordeste de Brasil, las agricultoras distribuyeron 15 toneladas de alimentos producidos en los asentamientos del estado y, en Porto Alegre, en la región sur del país, fueron realizados paneles sobre femicidio, violencia contra la mujer y derechos reproductivos y sexuales durante toda la mañana.

Por la tarde, tuvieron lugar las movilizaciones más grandes, y la memoria de Marielle Franco se hizo presente más intensamente, contrastando con las consignas del gobierno de Jair Bolsonaro.

São Paulo

En la capital del estado de São Paulo, el 8 de marzo reunió más de 50 mil personas, según informan las organizadoras. La protesta recorrió la Avenida Paulista, uno de sus principales centros financieros, y otras calles del centro de la ciudad.

Simone Nascimento, militante del movimiento negro, estuvo presente en la manifestación y habló sobre las motivaciones de la lucha.

“El 8 de marzo y otras fechas que reúnen las mujeres para salir a las calles y actuar, vienen siendo decisivos en la resistencia popular brasileña. Un presidente extremadamente antidemocrático fue electo y está elaborando una agenda de desmantelamiento de derechos, como vamos a ver ahora con la reforma previsional. Derechos conquistados por la clase obrera en el último periodo. Aquí empieza una lucha interminable e incansable”, afirmó.

Uno de los principales blancos de la protesta fue la reforma de las Pensiones defendida por Jair Bolsonaro, que quita los derechos de los trabajadores y jubilados y perjudica especialmente a las mujeres, que ganan menos que los hombres y tienen una jornada de trabajo más larga. La abogada Neuzely Fernandes habló sobre el tema.

“Necesitamos una reforma que garantice y amplíe los derechos de las personas. Esta reforma no solo los restringe sino que también violenta los que fueron conquistados a través de mucha resistencia y lucha”, sentenció Neuzely.

Otras capitales

Rio de Janeiro

La concentración fue realizada en la región central de la ciudad. Más de 50.000 personas tomaron las calles, según la organización.
Mônica Francisco, diputada representante de Rio De Janeiro (PSOL), y Bruna Silva, madre de Marcos Vinícius, de 14 años, asesinado por la policía en una operación en la favela Maré, también estaban presentes en el acto. “Estoy aquí en nombre de mi gente villera (favelada), para decir que tenemos voz, y tenemos lugar”, dijo Bruna.

La viuda de Marielle, Mónica Benício, enalteció el legado de su compañera y explicó por qué participa en las  manifestaciones del 8 de marzo. “Estamos aquí por la vida y por la libertad de todas las mujeres, por el derecho a ejercer el libre acceso a nuestro cuerpo de la forma que queramos”, dijo.

Recife

Con cerca de 15.000 personas presentes, el desfile de protesta en el Día Internacional de Lucha de las Mujeres salió de la plaza de Derby, en Recife. El tema del acto de este año fue “Marielles: libres del machismo, del racismo y por un sistema de pensiones público”.

Al inicio del acto, se dieron diversas charlas sobre temas que son banderas de lucha feminista, por ejemplo, el fin de la violencia contra las mujeres, la desigualdad de salarios y el feminicidio.

Fortaleza

La concentración del acto fue en la plaza de Justicia y reunió, en total, cerca de cinco mil personas. Los manifestantes pidieron Justicia para el caso Marielle y libertad para el ex presidente Lula. La protesta denunció el crecimiento de los casos de violencia contra mujeres en el estado de Ceará.

Porto Alegre

En la Esquina Democrática, el acto reunió centenas de manifestantes y recibió el nombre de “Acto por la Vida de las Mujeres Trabajadoras”. Se hicieron críticas a la eliminación de derechos de la reforma de las Pensiones y al feminicidio. Las agricultoras, presentes en gran número en el acto, protestaron contra los ataques del gobierno Jair Bolsonaro, que intenta criminalizar al MST (Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra) y propone reglas para dificultar la jubilación del campo.

Salvador

Más de 64 instituciones que luchan por los derechos de las mujeres participaron en el acto religioso y en la marcha que salió de la Praça da Sé, en el Centro Histórico de Salvador, en dirección al barrio de Campo Grande.

El acto contó con un homenaje a Marielle Franco, representada en una bandera gigante con fondo amarillo y el rostro de la militante carioca. De acuerdo con la organización del evento de este año, la elección de Bolsonaro representa una guerra contra las mujeres, y también contra los pobres, las personas negras y los colectivos LGBTQ+.

Fuente: Brasil de Fato | São Paulo (SP)