Argentinos a votar

Por Jorge Giles

Este domingo iremos a votar con el alma en bandolera.

Me acordaré de Néstor Kirchner cuando el gallo anuncie que el día tan esperado, finalmente llegó.

Me acordaré de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel y de todos nuestros muertos por hambre o por tristeza en estos años de abandono y crueldad.

Me acordaré de mis Viejos y de mi hermano muerto a hora tan temprana.

Me acordaré de las compañeras y los compañeros llorando en la puerta de entrada de la fábrica o del ministerio, notificándose que estaban despedidos y no podían entrar a cumplir sus tareas.

Me acordaré de los pibes y las pibas esperando su ración de guiso en el comedor del barrio porque en casa no había ni un mendrugo de pan para comer.

Me acordaré de nuestros jubilados sin remedios ni comida, sobreviviendo.

Me acordaré de los 30 mil y serán 30 mil y seremos nosotros.  

Tanto dolor acumulado merece ser redimido este domingo.

Ahora  es tiempo de vigilia hasta que llegue el momento de calzarse los botines y salir rumbo al cuarto oscuro, que hoy más que nunca estará esperando luminoso de futuro. 

Vamos a cantar “Como la cigarra” cuando llegue el día.

Sabemos que será la elección más importante de nuestras vidas.

Votaremos con la historia y con la panza vacía.

Votaremos por el derecho a ser felices, como nos dijo Cristina.

Votarán la memoria popular y nuestras utopías.  

Toda América Latina estará atenta a nuestro voto. Todos los pueblos del mundo. Todas las barriadas.  

Está llegando el día en que un pueblo entero, una nación, un continente empezarán a latir el nuevo siglo.

Me acordaré de Chile y de Ecuador y de Bolivia y saldré a gritar viva la patria grande para siempre.

Alberto Fernández será elegido este domingo nuevo presidente. Y dan ganas de abrazarlo y cuidarlo y alentarlo y ayudarlo en esta nueva travesía nacional, popular y democrática.  

Axel Kicillof será gobernador de la provincia mayor de todas las provincias. Y vivamos allí o no,  sabemos que la suerte del futuro estará echada en ese territorio.

Y allí andará Cristina. La que nos trajo hasta acá. La que abrió la puerta de la historia para que entremos todos sin más heridas que las que ya traíamos. No alcanzarán las gracias por todo lo que este pueblo le quedará debiendo por los siglos de los siglos.

La historia, que se toma sus tiempos, nos invitó a renacer el mismo día en que hace apenas nueve años sólo nos salía decir: “Gracias Néstor, Fuerza Cristina”.

Nos dijo el Flaco aquel: “Vengo a proponerles un sueño, quiero una Argentina unida”.

Y creo que cumplimos.

Argentinos a votar y a cuidar el voto este domingo.

Que así sea.