Artemio López: “En Argentina 15% de los menores de 14 años son indigentes”

Por Gabriel Kudric* y Nicolás Sampedro**

El sociólogo y director de la consultora “Equis”, Artemio López, analiza algunos datos de la realidad política y electoral de la Argentina.

Siempre se habla de que sobre el final, sobre la definición del voto de los indecisos, pesa mucho la idea del caballo ganador ¿Está pesando ahora la idea del caballo perdedor?

Para no especular con encuestas, que las hay de todos los colores (está muy trillado ese tema), ¿la zaga de elecciones provinciales qué muestra? Una, primera, y la más contundente, la marca Cambiemos no funciona en ningún lado. O ganan espacios provinciales estrictos: MPN, lo que pasó en Río Negro con Weretilnek; o gana el PJ, pasó en San Juan, pasó en Entre Ríos. Lo que no pasó nunca es que Cambiemos haya ganado. Ni siquiera está en la discusión, está por fuera de toda discusión.

La presencia de Macri, en los distritos, hunde a los candidatos locales. De hecho el PJ obtuvo la más grande diferencia, creo, desde 1958 con respecto al radicalismo. Que es una provincia muy competitiva normalmente.

Lo mismo pasó en Neuquén con 15 puntos su candidato, pasó en Chubut, pasó en Río Negro. Es evidente que la primera conclusión es que puedo responder afirmativamente que tu pregunta inicial, de acuerdo no a encuestas ni a percepciones o a opiniones, sino a los datos concretos. Donde se presenta una marca ligada al presidente, eso no funciona. De hecho arrancó en La Pampa con un símbolo del macrismo a nivel provincial como es el Colorado Mc Kalister, que era macrista, de boca, futbolero; tenía todos los condimentos para simbolizar la marca Cambiemos y en particular la figura del presidente y no funcionó. Le ganó un radical la interna, el PJ ganó en la paso, hubo mayor participación por parte del partido justicialista que de la Alianza Cambiemos. Es evidente que no está funcionando. De hecho escribí en Perfil el domingo que Macri es un collar de sandías para los candidatos locales. Y digo sandía porque melones ya le queda corto.

Ahora, tampoco está funcionando el supuesto arrastre para arriba de Vidal, porque Vidal fue explícita en su apoyo a los candidatos en Entre Ríos y no sirvió de nada.

Bueno pero eso fue una opinión de empresas y de opinólogos. Eso de que Vidal tenía la imagen que tenía, que era un portento electoral, que se cortaba sola, que medía más que Macri. Eso es literatura fantástica. Vidal corre la suerte de Macri, le irá bien si a Macri le va bien y se retirará de la gobernación si a Macri no le va bien a nivel nacional y provincial, eso es evidente.

Ahora, que ella tengo volumen propio, la verdad, es un ejercicio de literatura y de fantasía política notable. Además porque la gestión de Vidal es tanto o peor que la de Macri: en deuda, en ausencia de obra pública. Por donde la quieras mirar, la gestión provincial es muy mala en términos de salud, de educación (las escuelas, el mantenimiento de la infraestructura escolar), es catastrófico. Más allá del deseo de los periodistas afines y los medios oficialistas, no hay ningún motivo para suponer que Vidal tiene autonomía con respecto a Macri. Por lo tanto lo que se está probando es lo que el análisis más racional determinaba: no hay chances de que un gobernador de provincia, asociado de manera plena con la figura del presidente, mantenga autonomía con respecto a la trayectoria declinante o ascendente de él. Con Macri llegó y con Macri se va, no sé qué pasará. Falta bastante para octubre.

Decías volumen propio, pienso en volumen electoral y también en volumen político. Pretendió, en un momento, hacer un escarceo con el cual decidía, incluso en un momento dijo “las cartas están sobre la mesa, todo se va a discutir”, parecía que lo estaba prepiando y después quedó claro quién manda ¿no?

Por supuesto, pero nunca creí demasiado en esos aprietes a Macri. El personaje no admite eso, además hay que reconocerle que rema notablemente su propio espacio. La centralidad de Macri en Cambiemos es similar a la que tiene Cristina en el espacio de Unidad Ciudadana o la que tuvieron en el FPV, Cristina o Néstor. Lo que no quiere decir que tenga en la manga una perspectiva de país, son antagónicos. Macri en eso absolutamente radial. Puede conversar con todos pero el centro no lo pierde nunca. Parece que es la única forma de construcción política. En eso hay que darle la derecha a la forma de comportamiento del presidente. En Argentina no se puede hacer nada, no sólo gobernar, no se puede ni construir política.

Bueno, sin duda sabe ser jefe Macri. Que después cómo le salgan las cosas, es otra cosa…

No bueno, pero es un ejercicio elemental de construcción política, asumir la centralidad y ejercerla. Si no es como una especie de taller literario.

Nombraste a Cristina Fernández de Kirchner, que es el otro gran polo político alrededor del cual se articula la política nacional ¿Cómo están viendo la performance desde la consultora?

Mirá lo que se observa es que Cristina ya hizo 38 puntos en provincia de Buenos Aires en el 2017 cuando el país era Disneylandia con respecto a hoy. Y la primer elección de medio mandato de una fuerza en ciclo ascendente, en ese momento Cambiemos tenía la primera renovación de mandato, siempre la más potente, y sin embargo hizo una elección mediocre de 41 puntos. Peor que la de Alfonsín, que la de Menem, que la de Nestor Kirchner. Sólo mejor que De La Rua en 2001 y la de medio mandato de 2009 abierta a la 125 de Lousteau. Por lo tanto fue una elección mediocre, donde Cristina en el distrito que marca la media nacional hizo 38 puntos en aquel momento con un nivel de persecución y de desgaste, sometida de una forma, por lo menos sin antecedentes desde la recuperación democrática, y terminó a 3 puntos del oficialismo. Lo que pasó es que Cristina en el margen sigue creciendo y Cambiemos, obviamente, está vertical en su caída de la mano del presidente.

Hoy la primera minoría es Cristina Kirchner que merodea los 40 puntos. Ya tuvo 38 en 2017 en el distrito que marca la media nacional, insisto, porque sacar 38 en provincia de Buenos Aires que es el 38% del electorado; no sacas 60 a nivel nacional, pero tampoco 12 como decían los medios oficialistas, o sea, no es un partido vecinal. Por lo tanto Cristina va por su horizonte electoral que el testigo es el año 2007 que son 45 puntos. Eso es el techo electoral del espacio que representa Cristina, puede ser un poco más o un poco menos, en torno a eso. Y Macri escendiendo de aquel 40-41% de 2017. Hay que ver en qué punto se detiene pero hoy todos los estudios de opinión, para tomarlos como referencia, señalan que está 10 puntos por debajo de esa performance, por lo tanto a poco de crecer Cristina en camino a su horizonte electoral y pasar la barrera de los 40.

Ustedes saben que 40 puntos más 10 al segundo y un voto, acá se resuelve la elección en primera vuelta porque el balotaje nacional no es estricto como el de la Ciudad de Buenos Aires que requiere el 50% de los votos. Acá con 40 + 10 se terminó la elección, y Cristina está ahí, merodeando ese número y Macri en descenso. Puede estar por debajo 10 puntos perfectamente a la llegada de octubre, en condición de segunda minoría. Y sinó ingresará a balotaje pero, evidentemente, en una situación de segunda minoría con muchas desventajas.

Mientras más distancia existe entre primero y segundo, en balotaje, más difícil es darlo vuelta. Desde los 70 hasta nuestros días, en la región, de cada cien balotajes se dieron vuelta 25 solamente. Y si se ingresa en condición de segunda minoría, o muy distanciado, hay que olvidarse.

Por lo tanto veo que las chances de cambio de signo político a través de las elecciones de 2019, son muy nítidas. La oposición puede, por supuesto encabezada por Cristina que es la que ese mayor volumen electoral en relación con cualquier otro tiene chances de ganar las elecciones 2019, sin forzar ningún análisis. Si me remito a lo que pasó en 2017, la caída vertical de las condiciones socioeconómicas que se dieron a partir de aquel año, hasta hoy -que estamos en una situación, todo el mundo ya dice que es escandalosa- Por lo tanto es de esperar que el deterioro de Cambiemos se manifieste plenamente en términos electorales.

No hay que perder de vista, también, que en las paso el volumen electoral del espacio de Cristina fue mayor y lograron revertirlo con medidas de último momento, incluso con manipulación de la información y de los datos.

Mirá, que hicieron obra pública cosmética lo hicieron ¿Lo hacen ahora? No lo hacen. Te acordás que actualizaron de salarios, jubilaciones y pensiones en línea con la inflación ¿Lo hacen ahora? No, por lo menos 10 puntos abajo, pero fácil. Créditos a la base de la pirámide, ustedes se acuerdan de los créditos “Argenta”, que los jubilados hoy no pueden pagar; no lo hacen. Y la economía crecía, poco pero crecía. O sea las condicionalidades irrestricto del ajuste no le permite y hoy están con un horizonte de 3 años de recesión. Lo que está pasando en términos sociales si no hubiera opacidad de medios, sería más escandaloso que el tema Stornelli.

Lo que pasa es que claro, se habla bastante poco o nada sobre las condiciones sociales, pero en Argentina hay, hoy, 15% de los menores de 14 años indigentes, o sea bajo la línea del hambre; 8 puntos de la población general; la pobreza está en 36 puntos y camina al 40; Macri cuando asume había 25 puntos de pobreza para la media de las consultoras que no están vinculadas al oficialismo. A mi juicio va a haber agregado más de 5 millones de pobres en su gestión de 4 años. Más de un millón de pobres por año. Lo de Macri es descalificador, un desastre. Esto es el peor gobierno desde la recuperación democrática. Ahora claro, con la clausura de medios, si no fuera por programas como este, radios, claramente está desinstalado el tema, pero es realmente un escándalo en términos socioeconómicos. Muy pocas veces visto.

Si bien algunos creemos que es un bleff ¿Qué significa la aparición casi empujada por los medios de Roberto Lavagna?

Lo que no funciona en Lavagna es el tercer lugar que quiere ocupar. No le funcionaba a Massa que era mucho más candidato que él. En términos electorales no se puede comparar. Por edad, por reflejo o por lo que implicó la trayectoria electoral de Massa que tiene un triunfo en 2013 en provincia de Buenos Aires. Lavagna nunca ganó nada y no creo que vaya a ganar.

Ahora, más allá de sus propiedades como candidato, que en el caso de Lavagna son flojas, lo que no funciona es la tercera vía ni en Argentina ni en ninguna democracia de la región ni a nivel planetario. Cuando cualquiera que analice las sociedades polarizadas, Argentina y todas las demás. En toda la región la polarización es la que manda en términos de preferencias electorales, incluso  en el Uruguay, ustedes lo van a ver, la tercera vía está totalmente angostada.

Acá ya pasó a partir del año 2015. Hay un límite estructural en torno a los 10 puntos que eso no lo va a cambiar Lavagna. Si no lo cambió Massa que era 20 veces más candidato no lo va a cambiar Lavagna. Así que lo que queda por esperar es que vuelvan a repetir -en el mejor de los casos- la performance del año 2015/2017. O sea muy magra y que las elecciones en 2019 se definan en torno a los dos liderazgos centrales que nacieron al calor de la crisis del 2001, de un lado Mauricio Macri y el PRO, y por otro el kirchnerismo de Néstor y Cristina por el Frente Para la Victoria histórico y hoy Unidad Ciudadana. Eso es lo que va a pasar en Argentina y la tercera vía va a seguir sin responder. La sociedad no responde a eso. O sea más allá de las cualidades del candidato, estructuralmente ese lugar no tiene mayor rispidez electoral. Y vuelvo a insistir, no lo tuvo con Massa que comparado con Lavagna es 50 veces más candidato electoral, no lo va a tener con Lavagna. Me parece que fue un manotazo desesperado de un sector de establishmen porque observan la caída vertical de la popularidad de Macri y su capacidad electoral. Pero no por las encuestas, miren lo que está pasando en las provincias. Nunca se vio que un oficialismo que sacan 5 puntos de votos. Ayer lo de Entre Ríos, creo que nunca, era inimaginable la diferencia. Que el propio peronismo se sorprendió por la cantidad aluvional de votos de diferencia que tuvieron con respecto a la experiencia de Cambiemos. Eso es lo que evalúa la sociedad argentina después de casi 3 años y medio, de esta gestión bochornoza de Cambiemos a partir de 2015. Es bastante evidente de que no funcionan nada acá.

Pensá que las provincias desdoblaron justamente para no llevar la cara de Macri y sin la cara de Macri igual se los lleva puestos.

Ahora en Entre Ríos, bajó él, bajó Frigerio y peor, los hundió más. Cornejo debe estar temblando. Que no te baje nadie a Mendoza porque la única carta de triunfo que pueden tener, algún actor dentro de esa alianza. Es mancha venenosa. Estará cercando la provincia. Bloqueará el aeropuerto, no se.

Otra cosa que también se cae es esa idea de maquinaria electoral formidable que quicieron construir…

Pero nunca la tuvieron, muchachos. Eso es parte de la construcción del relato macrista, que manejan las redes, la big data, esto y aquello y sacaron 40 puntos. Si esa es la big data, pero por favor. Néstor con la crisis del 2001 atrás, habiendo asumido con 54 puntos de pobreza y 30 puntos de indigencia le metió una elección de 45 puntos (Cristina) en el año 2005. Sin big data y toda esta cuestión. Cambiemos es un dispositivo mediocre que tiene hasta la OTAN atrás para que vayan a elecciones. Si no apoya el Fondo Monetario con declaraciones explícitas además. Es imposible que este gobierno se sostenga por propia gravitación, requiere el apoyo de medio planeta. Y el planeta no está para apoyar a Macri. Él cree que todo el mundo está mirando a Argentina a ver cómo le va en las elecciones. No le importa a nadie Macri.

El invento ahora del miedo a Cristina. No le tienen miedo a Cristina. Los que observan la evolución socioeconómica de los países y la posibilidad de la inversión, lo que quieren es ganar guita, no que gobierno uno u otro. Y con Cristina, hay que decirlo, el sector financiero, el sector productivo –que ahora aparecen muchos sindicados de corrupción-, ganaron plata como nunca antes ¿Qué miedo le pueden tener a Cristina? Eso es otra construcción de medios. Miedo le tendrán los 3 o 4 que vociferaron oficialismo en estos 4 años y no sabe cómo hacer para despegarse. Pero ¿que los actores económico-financieros tengan miedo a que un gobierno de las características de un gobierno como el que puede impulsar Cristina, llegue al poder en Argentina? Al contrario. Hay que analizar bien cómo les fue durante la década kirchnerista como para venir a agitar el fantasma del dólar, es otra construcción de Cambiemos ¿Quién puede creer ese relato? Vuelvo a insistir: 40 puntos en la elección de medio mandato. Una elección me-dio-cre.

Hablaste hace un rato de lo que era la foto en 2015 con pobreza y lo que va a dejar Macri. Hay toda una construcción de que Cristina dejó el 33% de pobreza y que ahora volvimos al mismo número ¿Cómo están midiendo la pobreza si antes teníamos todo regalado y ahora nos sacaron todo lo que nos regalaban y tenemos el mismo número?

Eso fue lo que midió el INDEC en julio de 2016, pero se olvidan que Macri desde el 17 de diciembre que pasó el dólar de 10 pesos a 14 y que después llegó a 16, con todo el impacto que tuvo en precios; metió 25 y 30 puntos de alimentos en un semestre. La animalada que hizo cuando se salió del “cepo”. Con esa salida metió 32 puntos de pobreza según la medida del INDEC y él dice que eso lo heredó. Eso lo construyó él con la megadevaluación del 17 de diciembre de 2016.

El problema del kirchnerismo -gran error- fue que no midió. Entonces no sabés oficialmente cuál fue la cifra. Cuando se retira Cristina la cifra de la pobreza estaba en torno a los 25 puntos o un poco menos, pero ese es un número de referencia. El CECE decía 19,7%, Cifra decía 22%, la misma UCA creo que estaba en 28 puntos. Estaba en torno a 25 puntos. Ellos te hacen subir 6 puntos -pero de pique- en un semestre y después sigue viaje hasta el 36 de hoy.

Hay una buena nota de Zlotoviasda, con datos donde dice que el 32 que midió el INDEC, lo midió en el último cuatrimestre de 2018, o sea que hoy ya, después de este trimestre desastroso, mañana tienen 4 puntos de inflación. La pobreza está en 36 y sigue creciendo. Va a terminar en 40 eh. Le va a meter 15 puntos de pobreza adicional, con lo cual vamos a tener 6.5 millones de pobre nuevos en la gestión Macri. Y lo que pasa es que acá para descubrir eso tenés que esperar que ese clima de medios cambie, porque acá nadie dice nada. Ni siquiera se atreven a decir “Señor, discúlpeme, cuando mentía el INDEC en julio de 2016, 5 meses antes usted metió una devaluación descomunal que llevó los precios a la estratósfera (sobre todo a los precios de los alimentos) ¿Cómo va a decir que usted no tienen ninguna responsabilidad sobre la pobreza que medía el INDEC en 2016?”. Pero nadie se lo dice. No son mentiras, ya esto es una joda. Una cosa es que sesguen los datos, que los manipulen. Esto es una joda loca que directamente dicen cualquier verdura. Tiran unos bananazos de 4 metros. Pero nadie dice nada.

Te iba a citar a Macri diciendo que “vamos a tener un pico de inflación, pero eso permite avanzar y erradicarla”, o sea la erradicamos por la vía de la hiperinlación…

“Tenemos la pobreza igual pero es distinta”, “Tenemos crecimiento invisible”, no se las cosas que dice. Es una cosa increíble. Va increíble es que nadie le diga nada. Ya es una comedia de enredo. Esto es un sainete, no se puede creer. Así estamos: la situación de los medios, la situación y el clima que se vive, pero la contundencia del desastre socioeconómico, ahí, no se le escapan a todas las editoriales de los medios oficialistas. Eso tiene mucha, mucha, mucha contundencia.

Y también se espiraliza en esto de bajarse del caballo perdedor.

Ustedes son la Columna Vertebral, información sindical. Néstor tomó 49 puntos, Cristina devolvió 32. Más de un punto por año de informalidad. La OIT dice que es un éxito bajar un punto por año que es lo que bajó el kirchnerismo, un poquito más de un punto por año. Macri la subió un punto por año y más y nadie dice nada. 35 punto fue la última medición, la tomó en 32. Un punto por año de informalidad es un escándalo, porque no es que vos subis la informalidad de a 5 puntos; para subir un punto hay que hacer un desastre en el mercado de trabajo. Nadie le dice nada. Bueno, así estamos.

Hace un rato estábamos hablando de las conclusiones de eso que es el pibe Ramiro Cayola Camayo, de 20 año, que repartía para Rapi. Eso es lo que logra la precarización laboral.

Muy bueno el ejemplo, me había olvidado. Un homenaje al pibe y solidaridad con todos los trabajadores y las familias, pero lo que decís es exacto, a eso lleva la informalidad laboral.

¿Artemio para cerrar querés agregar algo que se nos haya pasado?

Cada tanto en Argentina hay que desandar el camino que los neoliberales nos dejan. Es un país que tenía 6 puntos de pobreza en la última Encuesta Permanente de Hogares con Perón vivo. Bajaron los neoliberales con el golpe militar y lo devolvieron en el año 2003 (porque no hay ningún período donde el paradigma socioeconómico no sea el neoliberalismo) con 54 puntos. La indigencia era de 2 puntos con Perón y la dejaron en 27.6. Son los mismos que están gobernando ahora y están haciendo esto que dijimos. Es una cosa patética, con la complicidad, siempre, de todos los opinadores, de los medios que quieren negar que este proceso nos conduce a la ruina, como nos condujo siempre el paradigma neoliberal. Acá no hay nada que averiguar, ya se sabe, esta película la conocemos todos. Y estamos yendo nuevamente al lugar que todos suponíamos que íbamos a ir con este paradigma del gobierno.

Hay que empezar a discutir esto de los 70 años que ellos dicen y empezar a hablar de los años 70 como el comienzo de la crisis ¿no?

Mirá, la inflación es otro gran embuste. Isabel tuvo una inflación de 250% anualizada. La participación de los trabajadores en el 74 era del 47% del PBI. La segunda marca después del 55 con el 50.1%. De La Rua tuvo -1 de inflación y la participación era 22 puntos. Ojo porque la inflación es un problema, pero el gran problema argentino es la informalidad laboral y la distribución del ingreso. Los pobres con baja inflación, pueden estar perfectamente pobres y cada vez más pobres sin ningún problema, pero el problema es la distribución del ingreso y generar empleo de calidad. Ese es el problema central de la sociedad argentina. Hoy y siempre. Hace 70 años, 80 años. Siempre hubo gobiernos que resolvieron bien y otros, como este, que nos hunden.

Hace unos programas le hicimos una entrevista a Omar Plaini que está haciendo una propuesta que parece muy atractiva que es basta del movimiento obrero en cargos solamente legislativos, empecemos a participar de la administración de la cosa pública. Como sociólogo y como analista de las performances electorales ¿Cómo ves una fórmula que incluya a alguien del movimiento obrero? Que podría ser alguien como Recalde que viene del movimiento obrero, por más que no sea un dirigente sindical.

Lo veo muy bien. Es parte de la tradición del peronismo y que Cristina construyó la lista de Provincia de Buenos Aires con un tercio de trabajadores. Está en la tradición del peronismo ¿Quién puede discutir eso? Y también está en la tradición del peronismo que las centrales obreras definan el salario de sus representados, así que eso también tendría que ponerse como primera condición para los dirigentes sindicales. Además del protagonismo político, que definan el interés de los trabajadores. Acá hay 30 puntos de actualización salarial contra 50 puntos de inflación y 60 en alimentos. Es un debe muy importante de la dirigencia sindical.

Cristina armó así. En eso no sería ni siquiera novedoso. Es doctrina dentro del peronismo y del kirchnerismo. Eso hay que hacerlo. Y también la CGT tiene que comenzar a pensar que tiene que asumir posiciones muy firmes. Al conjunto de la centrales obreras frente a esto, no le dejan ninguna capacidad de negociación. Macri no te deja nada, lo único que hacés es perder, perder y perder; y además desacreditarte sin ningún tipo de contraprestación. No se puede, es insostenible. Así que bienvenidos sean los trabajadores a la representación política como muy bien señala Plaíni y muy bien la CGT que frente a estos modelos tenga una actitud firme y decidida de confrontación. El mejor sindicato, para Macri, es el que no existe.

* 1 – Periodista. Conductor del programa Columna Vertebral (FM 91.7 Radio Estación Sur), redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.

** 2 – Periodista especializado en temas internacionales, conductor del programa Marcha de Gigantes (AM 1390 Radio Universidad Nacional de La Plata), productor general del programa La Marea (FM 90.5 Radio Futura), redactor de Revista Trinchera y colaborador de Agencia Timón.