Brasil: Actos masivos en más de 380 ciudades en contra de la reforma de pensiones

Por Juca Guimarães y Rodrigo Chagas

Las brasileñas y los brasileños dijeron un rotundo “NO” a la propuesta de reforma de las Pensiones y al desmantelamiento de sus derechos por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, que cumple seis meses en la presidencia siguiendo la gestión del presidente de facto Michel Temer.

Durante todo el día, los actos convocados por las centrales sindicales reunieron a miles de personas en más de 380 municipios de norte a sur del país.

En las capitales y ciudades más grandes, hubo una gran adhesión de sectores de transportes y el paro parcial de autobuses, metros y ferrocarriles contribuyó para ampliar la movilización y el debate público sobre el tema de la reforma.

Los manifestantes también protestaron contra los ataques del gobierno de Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) a los derechos sociales y los recortes en áreas estratégicas para el desarrollo del país, como la educación.

La Huelga General de este viernes, 14 de junio, fue una continuación de la lucha unitaria de centrales sindicales, movimientos populares y sectores progresistas que empezó con las masivas protestas del Primero de Mayo y siguió con el 15M y 30M.

Reforma de Régimen previsional en  Brasil: US$ 100.000 millones para bancos, un quinto para los trabajadores

Por la mañana, hubo protestas en más de 300 ciudades del país. Según un conteo de la Central Única de Trabajadores (CUT), al comienzo de la tarde más de 45 millones de trabajadores se adhirieron al paro.

En 19 capitales el sistema de transporte público fue afectado por la movilización, en otras ocho los manifestantes bloquearon vías y carreteras. En São Paulo hubo jornada de paro en el metro.

También hubo paralizaciones en puertos, refinerías, industrias metalúrgicas, bancos, en Correos y en las universidades, según el informe de las centrales sindicales.

En un acto realizado por la mañana en frente a la sede del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) en el centro de la ciudad de São Paulo, el presidente de la Central Única de Trabajadores comentó las reivindicaciones de la clase obrera.

“Poner fin a la seguridad social para sustituirla por un sistema de capitalización y vender a los bancos es lo que busca el gobierno. Las centrales sindicales no van a discutir la retirada de derechos. Los cambios no alteran nada, siguen retirando los derechos. Queremos una seguridad social general, amplia y pública”, dijo.

Como cierre de la Huelga General, 100 mil personas participaron de un acto callejero en Rio de Janeiro y 50 mil en la ciudad de São Paulo.

Represión y detenciones arbitrarias

Las jornadas de protestas del viernes (14) fueron escenarios de represión policial en algunas ciudades del país. En São Paulo, un acto público en la Universidad de São Paulo organizado por estudiantes, profesores y funcionarios fue reprimido por la Policía Militar con disparos de balas de goma y gases lacrimógenos.

Durante el alboroto, algunas personas fueron alcanzadas por proyectiles y llevadas al Hospital Universitario y 15 estudiantes fueron detenidos y llevados a una comisaría. Según los abogados defensores de los estudiantes, la policía no informó el motivo de la detención.

Un amplio contingente policial acompañó las protestas al comienzo de la noche de este viernes en São Paulo y Rio de Janeiro y dispersó a los manifestantes con gases lacrimógenos y disparos de balas de goma.

También en la región sur de Brasil, en el municipio de Araucaria en Paraná, la guardia municipal disparó balas de goma contra los manifestantes cerca de la refinería Presidente Getúlio Vargas. Tres personas fueron heridas y llevadas a un hospital. Un agricultor integrante del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra quedó herido tras ser alcanzado por un proyectil.

En la región Noreste de Brasil los manifestantes grabaron a un policía pegándole una bofetada en un estudiante referente de la Unión Nacional de Estudiantes.