Brasil: Armas y licuadoras

El jefe de ministros, Onyx Lorenzoni, comparó el martes pasado un arma de fuego y una licuadora en relación  el grado de peligrosidad que los dos objetos constituyen  para un niño. Se hizo el comentario durante una conversación con periodistas después de una ceremonia en la que un decreto firmado por el presidente Jair Bolsonaro flexibilizó la tenencia de armas en el país.

 Al ser indagado sobre la manera en que serían fiscalizadas las cajas en la que las armas deben resguardarse – un requisito de la nueva legislación para los hogares con niños, adolescentes y personas con discapacidad mental – el ministro ha destacado la precaución “especial” que debe ser tomada como un ejemplo de un accidente en una casa con una licuadora. Dijo que el riesgo de que el niño tenga acceso al arma se resuelve con “educación y orientación.”

“Quien tiene niños pequeños , adolescentes o personas con discapacidad mental deben redoblar los cuidados con las armas. A veces vemos niños pequeños que  ponen el dedo en una licuadora, la encienden, y entonces, pueden perder el dedo. ¿Prohibiríamos el uso de la licuadora por esos hechos? Es una cuestión de educación y orientación. Ponemos (el decreto del texto) para advertir y proteger a los niños y adolescentes una vez más” dijo el ministro de Onyx.

 La existencia de un lugar de resguardo seguro, según él, será declarado por el propio solicitante de la propiedad:

“El ciudadano declarará. Si dice que posee un lugar de resguardo seguro para el arma, entonces lo tendrá. Si dice que lo tiene en  un lugar bajo llave, será válido” explicó.

 A finales de diciembre, el día después de que Bolsonaro anunciara que firmaría el decreto sobre la posesión de armas, otro ministro, Augusto Heleno, del Gabinete de Seguridad Institucional, comparó la posesión de armas de fuego con un coche.  Argumentó que los dos tienen grado similar de letalidad, y de ninguna manera está prohibido el uso de automóviles.


 Fuente: oglobo.globo.com