Brasil: Hacen vigilia contra coacción de mujeres que recurren al aborto legal

Carpa fue montada al lado del grupo religioso “40 días por la vida”, acusado de agredir a una mujer víctima de violación

Por Bruna Caetano

Personas residentes de la vecindad del Hospital Pérola Byington, en la ciudad de São Paulo, decidieron montar una vigilia en defensa de las mujeres que acuden a la institución para realizar interrupción legal del embarazo – y que estaban siendo víctimas de coacción y agresiones por parte de un grupo religioso.

El Pérola Byington es un hospital referente en atención de mujeres, y tiene entre sus especialidades la asistencia a las víctimas de violación, casos en los que el aborto es permitido por ley en Brasil.

El 25 de septiembre el grupo “40 días por la vida” montó una carpa frente al hospital y desde entonces está abordando a las pacientes y a los profesionales de salud.

Según una denuncia presentada por la Agencia Pública, el 21 de octubre una mujer víctima de violencia sexual fue al hospital para una consulta psiquiátrica, y se encontró con la carpa, que llama la atención por los mensajes contrarios al aborto, fotos de bebés, imágenes católicas y miniaturas de fetos.

La mujer decidió contar su historia a los manifestantes (una violación ocurrida en Rio de Janeiro), pero fue interrumpida por una de las responsables de la carpa, que comenzó a insultarla, y después fue inmovilizada por un hombre que la sujetaba por el cuello, mientras otro la agredía. Ella hizo una denuncia por lesiones corporales.

El caso rebeló a la escritora Daniela Neves, que decidió hacer lo contrario: solidarizarse con las pacientes. “Pensé: debe haber alguna forma de hacer algo”, dijo ella, que vive a dos cuadras y media del hospital.

El sábado (26) Daniela montó una carpa en el mismo espacio ocupado por el grupo religioso, pero la Policía apareció y tuvo que cambiarse de lugar. Poco a poco otras personas, la mayoría moradores de la región, se fueron juntando a la iniciativa de la escritora.

“Los moradores vienen a conversar con nosotros, todo el mundo para. Hoy la carpa fue montada por un morador que conocí ayer por la noche. Él pasó por aquí con su esposa y preguntó si podía hacer alguna cosa”, cuenta.

La presencia de la carpa de Daniela hizo que el grupo “40 días por la vida” dejara de abordar a las personas en la calle. “Ellos están bastante constreñidos. Cuando no están rezando, están exactamente como usted está viendo. Dos o tres personas, dentro de la carpa cerrada, y no se comunican con nadie”, dice.

Daniela recuerda que el debate no es sólo sobre el aborto. “Somos un grupo que se colocó en la plaza Pérola Byington para evitar que mujeres que sufrieron violencia o muy enfermas fueran asediadas. Un grupo que se colocó en la plaza para evitar que profesionales de salud fueran llamados asesinos. Es lo básico. Aquí estamos hablando de humanidad, de la ley”.

El sábado, cuando el campamento del grupo religioso cumpla los 40 días, ellos harán la oración de mil avemarías por el fin del aborto y después dejarán el lugar.

En respuesta, la vigilia realizará un evento para la comunidad local y para el hospital. La plaza debe recibir barberos y peluqueros para las personas en situación de calle y una actividad con la artista plástica Luana Marçon, llamada “Pano de Chão” [paño de piso], donde se incentiva a las personas a expresarse en un paño extendido. También está prevista la participación de músicos.

Los voluntarios deben organizar aún una campaña de financiamiento colectivo para ayudar a las 17 personas en situación de calle que ocupan la plaza.

40 días por la vida

El “pro vida” es filial de un grupo internacional con el mismo nombre en inglés y que actúa en 61 países, como muestra el mapa en el site oficial. El grupo surgió en respuesta a la creación de un centro de promoción del aborto en College Station, Texas.

Con el lema “el comienzo del fin del aborto”, ostentan con orgullo la marca de 140 centros de aborto cerrados y 191 renuncias de profesionales. “Ayude a salvar vidas rezando por el fin del aborto en su comunidad”, dice el site.

Una de las militantes más involucradas es Celene Salomão de Carvalho. Intentó ser candidata a diputada federal por el Partido Social Liberal (PSL)

en São Paulo, pero su candidatura fue rechazada por la Justicia Electoral por no estar debidamente afiliada al partido. Aún así, habría recibido R$ 10.000 [US$ 2.500] del Fondo Especial de Financiamiento de Campaña.

Celene además fue una de las activistas responsables por los actos que hostilizaron a la filósofa Judith Butler en su venida a Brasil, en 2017

Además de eso, participó en un acto que insultaba a Eduardo Suplicy en la Livraria Cultura en São Paulo, en 2015.

En la página de Facebook, “40 días por la vida SP”, el grupo posa en fotos al lado de Bia Dória, primera dama de São Paulo, que visitó la carpa el día 24.

Gentileza Brasil de Fato