Caída del consumo: se producen 34 mil hectáreas vitivinícolas menos

Ante la crisis las cooperativas responden con asociativismo para reducir el costo del financiamiento y para aumentar la escala de venta.

“Sin consumidores no tiene sentido nuestra actividad”, dijo Nicolás Vicchi, subgerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Acovi). En ese sentido destacó que entre los principales desafíos del sector está aumentar el consumo interno.

“Cada punto de caída del consumo representa 2 mil hectáreas que quedan fuera del mercado, y en los últimos dos años ha caído entre un 17 y un 18%”.

Entre lo que más preocupa a los asociados a Acovi, Vicchi destacó:

  • La baja de precio del vino por un sobre stock de 300 millones de litros de vino tinto.
  • El aumento de los costos de manera considerable y sin perspectiva de estabilización.
  • El combustible que ha aumentado un 60 por ciento interanual con respecto a febrero del año pasado y la energía un 66 por ciento, ahora con posibilidad de mayores aumentos a nivel nacional y provincial.
  • El tipo de cambio complica a nivel interno por varios insumos dolarizados.

Según Vicchi el secreto está en construir economía de escala porque permite que a través de la integración los productores asociados puedan recibir beneficios que solos no alcanzarían. Es por eso que las cooperativas responden con asociativismo.

5000 productores, 25 mil hectáreas de viñedos, 29 cooperativas asociadas a FECOVITA y 32 a ACOVI representan a más de 54 bodegas. “Esto genera mucho volumen de demanda de insumos y podemos aprovechar compras conjuntas, que hacen que el valor de un insumo se reduzca hasta un 25 por ciento con una financiación a 12 meses y una tasa de interés del 2% respaldada por la federación, algo impensable hoy en el mercado”, destacó el subgerente de Acovi.


Fuente: ANSOL