Clara Razu: “Hay una flexibilización laboral de hecho”

Por Ana Valenzuela y Felipe Bertola*

Clara Razu es Licenciada en Economía, Docente e Investigadora de la Universidad Nacional de La Matanza y colaboradora del portal Motor Económico.

Clara, queríamos consultarte cuál serán las consecuencias de la aprobación de este presupuesto, más que nada para ponerlo en un lenguaje que comprendamos todos y no tan técnico.

Si, en realidad a veces se utiliza un lenguaje críptico para que nadie entienda. En principio el presupuesto es el resumen de gastos e ingresos que tiene un gobierno, y a partir del presupuesto, uno lo que ve es la política económica, o sea las cosas que va a hacer el gobierno al año siguiente como su acción a partir de su intervención en el mercado económico.

Lo que se observa en el presupuesto de 2019 es una reducción en todo lo que es el gasto público. Reducción en las partidas de educación, en las partidas de salud, en las partidas de obras públicas, en el caso de viviendas. Todo lo que se considera presupuestariamente un gasto se reduce.

¿Por qué se reduce? Porque justamente la idea es obtener más recursos que gastos y con ese dinero, lo que sería ese “déficit cero” (déficit primario), tener ingresos para pagar los intereses de la deuda, que es lo único que aumenta en el presupuesto. O sea, reducción en términos nominales (hay menos plata), para todo lo que es el gasto público, pero hay más plata para pagar los intereses de la deuda.

¿Qué significa esto para todos? Significa: Menos recursos en los hospitales. Si ayer aparecía en el Chaco un hospital donde no había para hacer una inmovilización y los médicos utilizan cartones, bueno, podemos esperar que la utilización del cartón se popularice en los hospitales que no tengan para el yeso.

Si tenemos escuelas a las que no se les hacen reformas, a las que no se les arregla ni siquiera el gas, porque no hay recursos, bueno, ya como hay menos dinero para lo que es infraestructura escolar, eso va a empeorar.

Si hay que iniciar un plan de vivienda, porque hay que trasladar a las personas que viven en el camino de sirga (que es el borde del riachuelo), no va a haber dinero para finalizar esos planes de vivienda.

Habrá menos dinero para las universidades, prácticamente desaparece el dinero para la investigación, y justamente eso hace que la vida de las personas, durante 2019, empeore.

¿Mejorará la vida de alguien en 2019? Y seguramente la de quienes se dedican a la “timba financiera” ya que todo esto se va a sostener con un alto nivel de endeudamiento y para “atraer inversores” se establecen altísimas tasas de interés que harán menos vivible, aún, la economía y la vida para todos, para el pueblo.

Esto es lo que une podría resumir de lo que ve en el presupuesto.

Hoy por la mañana (nuestra) se reunió el directorio del Fondo (Monetario Internacional), en la cual, de acuerdo a ese presupuesto que tiene media sanción, ya la semana que viene se va a desembolsar el segundo tramo del préstamo de 57 mil millones de dólares.

Ahora ¿Por qué el Fondo Monetario aprobaría un presupuesto que es, a las vistas de todos nosotros, un dibujo? Porque justamente un presupuesto que tiene intención de déficit cero para el fondo es como ejemplificador.

¿Podemos pensar que esto va a dar resultado? El accionar de las fuerzas represivas dio cuenta de cómo va a ser posible la aplicación de ese presupuesto. Todo lo que dice el presupuesto 2019 va a significar menos producción y más desempleo, por lo tanto más presión social. Y la única política que tiene actualmente el gobierno para contener esa presión social es la represión.

Lamentablemente esta es la muestra. Escuché decir que es la primera vez en años que un presupuesto se sanciona con un congreso vallado, en donde, aún los oficialistas no defienden el presupuesto y dicen que va a ser malo. Dicen “esto es malo, pero es lo único que podemos hacer”, así que no es la mejor de las noticias.

Clara, ya circula por las redes sociales la palabra “hiperinflación” para cuando termine el año, lo confirmás ¿ya se puede estar hablando de hiperinflación?

Mirá, hay una cosa que es muy particular. Técnicamente se considera que hay hiperinflación, cuando en 3 años tenés índices de inflación que superan el 100%.

En ese sentido, estaríamos en un período hiperinflacionario.

¿Dónde saltó el tema de la hiperinflación? Las empresas multinacionales, cuando hacen los balances, nominalmente tienen ganancias, porque tienen ingresos altos en términos nominales. Nominal es cuando no se descontó la inflación. Esto hace que cuando llegue la distribución de dividendos, los accionistas dicen

“¿Cómo me da tan poco dividendo si tuvieron muchos ingresos?”. Justamente por eso, las empresas multinacionales, en su presentación de memorias y balances frente a sus accionistas hablaron de hiperinflación y de la necesidad de ajustar los balances por hiperinflación. De hecho se trató en el congreso y simplemente se permite a las empresas ajustar los balances por la inflación si la inflación supera el 55% anual.

Lo paradógico es que para el año 2019, la inflación planteada es del 35%. Igualmente, considerando el nivel de acierto que tienen, nadie les cree. Porque además, si venimos de una inflación del 50% para el 2018, difícilmente llegues al 35% porque hay algo que es el “efecto arrastre”. Justamente lo que piden las empresas es ajustar por inflación. Y son las empresas multinacionales las que ya están hablando de hiperinflación.

Particularmente, cuando une repasa la historia de la política económica, esta situación la ve muy parecida a 1989, que fue el período de hiperinflación de fines de febrero. El final del gobierno de Alfonsín. Porque se da una situación de hiperinflación, altas tasas de interés, plazos fijos renovables a 7 días y, como hay hoy, un festiva de bonos con encajes remunerados, como las letras de liquidación del Banco Central.

Esto hace a la economía muy inestable y genera en todas las personas, expectativas negativas. Y siempre que hay expectativas negativas la inflación sube. Porque básicamente son las personas y las empresas que se “protegen” de la inflación y acentúan el proceso inflacionario.

Además hay mucha especulación en lo financiero.

Exactamente. Esas expectativas negativas derivan en especulación. En ese sentido podemos hablar de un período hiperinflacionario. Pero más allá de los tecnicismos, si es o no hiperinflación, lo cierto es que el INDEC hoy te da una canasta de pobreza de 22 mil pesos. Y la canasta de pobreza está integrada por lo que son alimentos. Esos precios de los alimentos básicos aumentaron, con respecto al mes pasado, un 8,2%. Y la inflación, la común, la que mide el INDEC hace unos días, 6,7%. O sea, para la gente de menos ingresos la inflación es más alta y esto es lo que más preocupa. Porque esta es justamente la pérdida del poder de compra.

No del poder de compra en los shoppings, que también cayó, sino el de la comida de todos los días. Hoy todos los días, observamos remarcación en alimentos básicos. Lo que más aumentó fueron las harinas. Y las harinas te derivan en el aumento de los precios del pan. También aumentaron los lácteos, el precio de la leche cruda, osea… Todo lo que es alimento básico, aumentó.

Y más allá de que sea o no sea hiperinflación esto es lo que orada el poder de compra de las personas. Con paritarias inexistentes, que fueron en algunos casos cerradas a la baja o en otros casos, como en docencia, ni existieron ¿Qué podés esperar en términos de equidad o de justicia social o de mejora económica del año que viene?

Con todo esto que venís planteando ¿Se puede hablar de que se da una reforma laboral a base de estos ajustes, de esta inflación, -porque no se puede dar por el congreso- Se termina dando con la devaluación de la moneda?

Si absolutamente de acuerdo. De hecho, hay una reforma laboral y te lo indica la tasa de desempleo. La inflación te ajusta salarios reales, porque hoy los salarios en términos reales, son más bajos que el año pasado y que muchos años atrás. Si en 2015 alguien recibía el salario mínimo eran 430 dólares, hoy son 200 dólares. Eso para una empresa que invierte desde el exterior es un salario menor y eso se logra a través de la inflación.

Por otro lado tenés una alta tasa de desempleo, la cual te ajusta el salario a la baja. Y lográ trabajos sin condiciones laborales y con salarios de hambre sin que haya una ley de flexibilización laboral que pase por el congreso. De hecho hay una flexibilización laboral.

En base al panorama que venís detallando para el año que viene, todo indicaría que los años sucesivos serían incluso peores. Si bien desde el oficialismo siguen diciendo que “hay que esperar que las cosas mejoren”, o que “la inflación se va a ajustar” y siguen queriendo vender un panorama de que iría en alza, en mejoras; ya las predicciones para 2019 son bastante catastróficas ¿cómo serían los años siguientes o más en el largo plazo?

Justamente, el gobierno dice que vamos a salir porque cree que cuando uno llega al fondo del ciclo, por sí solo levanta. Más o menos como bienaventurados sean los que están en el fondo porque ellos únicamente pueden subir.

Los próximos años van a depender de la política económica que se adopte. El gobierno que asuma luego de las elecciones, si quiere revertir la situación, tiene que llevar adelante una política anticíclica que recupere el empleo y el consumo. Para ello va a tener, esta vez, una fuerte restricción del endeudamiento. De la única manera que podría saltear el endeudamiento es que el país esté en default, lo cual agrava aún más la situación.

Si argentina no puede pagar, si cae en default, es una situación compleja pero te presenta la oportunidad de rearmarte -dentro de lo que es el mercado interno- y salir del default. Que es más o menos como sucedió en 2003, pero hubo políticas económicas que llevaron a esta situación, y eso va a depender de quienes sean los que gobiernen.

Evidentemente el signo neoliberal de la política económica, no lleva adelante políticas de redistribución y anticíclicas como son las que necesitamos. Porque aún con las limitaciones graves, producto del fuerte endeudamiento externo al que nos sometió la actual política económica, hay herramientas para salir pero obviamente son una política que son absolutamente distintas a las que se están siguiendo. Sería una política nuevamente proteccionista, una política económica que cuide los dólares, que cierre la canilla de la fuga de capitales, que vuelva a exigir la liquidación del dinero de las exportaciones dentro del país, en plazos perentorios, no como ahora que no se liquida; que restablezca las retenciones a los productos agropecuarios para que bajen los precios de los productos alimentarios internamente; que vuelva a establecer una paritaria libre para que los asalariados tengan ingresos suficientes;

Y consumo…

Claro, porque de esa manera, también lo que generas es mayor recaudación impositiva. O sea algo totalmente distinto a lo que se viene siguiendo desde 2016.

* Programa La Marea. Viernes de 17 a 19 hs. Radio Futura (FM 90.5).