Cooperativas agrarias: “El único indicador en alza fue el de exportaciones”


La Confederación Coninagro lanzó un índice de competitividad de las distintas economías regionales. Invitó a funcionarios para que la iniciativa contribuya a generar políticas públicas precisas para problemas precisos. Las eléctricas agregaron, sobre las tarifas: “No hay previsibilidad”. El director del INaES, Eduardo Fontenla, propuso: “Cuando hay capital social, los pueblos funcionan mejor. Podría ser una buena manera de medir la actividad”.

La Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro) presentó un Índice de Competitividad (IC), destinado a analizar la situación de las producciones en el país. El IC es el resultado de un trabajo en conjunto entre la consultora Ecolatina y el Área de Economía de Coninagro.

La presentación estuvo a cargo de Mariángel Ghilardi Sierra, coordinadora de Estudios Sectoriales de Ecolatina. Estuvieron presentes Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro; Norberto Niclis, vicepresidente de la entidad; Eduardo Fontenla, director del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES); José Álvarez, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE); Eduardo Rodríguez, vicepresidente de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME); y Felipe Crespo, subsecretario de Desarrollo Territorial en el ministerio de Agroindustria, entre otros.

El índice analiza diversos aspectos de las economías regionales: recursos naturales, infraestructura, población, entorno macroeconómico e institucional, desempeño económico, exportaciones, entre otros. “La conjunción de estos indicadores permite obtener un único indicador que refleja el desempeño de la competitividad multidimensional a lo largo del tiempo”, resumió la especialista de Ecolatina.

Para la presentación, Ghilardi Sierra tomó el ejercicio del último trimestre de 2018, donde los números estuvieron a la baja. “El cuarto trimestre fue en general malo, en casi todos los aspectos. El único indicador que estuvo al alza fueron las exportaciones. Las economías que lograron avances significativos en términos de exportaciones lograron salir empatadas”, aseguró.

Las economías regionales que mide el índice son: algodón, arroz, carne bovina, carne avícola, cítricos, granos, hortalizas, leche, maní, manzanas, miel, ovinos, papa, peras, porcinos, vino y mosto y yerba mate.

Ante una sala llena de periodistas e invitados, Iannizzotto, como presidente de la entidad, ofició de anfitrión y distribuyó el micrófono. Antes, manifestó la importancia “difundir el índice y que llegue tanto al periodismo como a los funcionarios, con la idea de profundizar el debate en diversos aspectos. El índice va a ser motivo de apertura de preguntas muy importantes en las discusiones a futuro”.

Niclis fue el segundo en hablar y destacó que la idea es “monitorear la actividad para comprender el estado de situación. Para esto, es indispensable tener una evolución histórica de los indicadores, lo cual permitirá analizar el impacto de políticas públicas en la competitividad”. Para el vice de Coninagro, el índice permitirá “identificar fortalezas y debilidades sobre las cuales concentrar esfuerzos con una mirada a largo plazo” y “dar sustento técnico y objetivo para la formulación de propuestas políticas”.

Crespo pidió la palabra y habló en nombre del Gobierno. “Este índice contribuye a mejorar las políticas públicas. Estamos trabajando en el mismo sentido”, aseguró. Con respecto a los números negativos del informe, el subsecretario apuntó: “Estamos haciendo un equilibrio fiscal, para el cual fue necesario aplicar retenciones y entendemos que es el único camino posible para equilibrar las cuentas del Estado nacional”.

Fontenla, del INAES, felicitó la iniciativa y recomendó tratar “el tema del capital social”. “Vemos que el capital social es un indicador importante. Cuando hay capital social, los pueblos funcionan mejor. Podría ser una buena manera de medir la actividad”.

José Álvarez, de FACE, advirtió que el índice muestra la realidad negativa del país y remarcó el peso de las tarifas en ese sentido. “Vemos que no hay previsibilidad”.

Rodríguez, de CAME, se mostró “muy complacido” con el trabajo. “Esto es una nueva herramienta que va a empezar a funcionar y lo va a hacer muy bien”. Al mismo tiempo, sorprendió al dar un guiño al Gobierno: “El Gobierno nos está escuchando y estas últimas medidas están visibilizando a las economías regionales”. Finalmente, subrayó: “Tenemos que pelear por la rentabilidad, que es lo que nos va a hacer crecer”.

Fuente AnSol