Cuando la unidad avanza

Jorge Giles ·

Se sacudió nuevamente el  tablero político: la unidad  del peronismo se impuso como el único camino capaz de conducirnos hacia la victoria; y en la vecindad sindical, la CGT lanzó un paro nacional. Dos enormes logros en defensa de los intereses de una sociedad agredida por las políticas oficiales. Es para celebrar.

Con la presencia estelar de Cristina Fernández de Kirchner en la reunión del PJ, se terminó de sellar un largo y silencioso proceso de unificación de distintas vertientes del complejo mundo peronista. Falta por recorrer un buen tramo aún. Pero lo cierto es que el espacio nacional y popular estrecha filas en torno a la unidad necesaria e indispensable para ganar las elecciones, primero y poder gobernar y reconstruir la Argentina, después.

El centro de gravedad del dispositivo está ahora constituido. Allí estará puesta la mirada estratégica que todos los actores políticos deberán reconocer de ahora en más. El afuera de ese dispositivo indefectiblemente se debilitará y tenderá a desgranarse con el correr de los días. Muy pocos querrán quedar a la intemperie después de la escena registrada hoy.

Seguramente el alboroto en las filas conservadoras de quienes propician el lanzamiento de una marca electoral capaz de reemplazar al macrismo en decadencia, será mayúsculo por estas horas. Que si Lavagna. Que si el radicalismo. Que si las internas del PRO y de Cambiemos. Que si la derrota sufrida en Córdoba. En definitiva, deberán tomar nota de que la realidad empuja al abismo social a todo lo ya ensayado, conocido y ejecutado por la alianza gobernante. Hay un largo etcétera para definir la interminable lista de incertidumbres en ese costado de la política argentina. Con una certeza: ya no podrán “usar” al peronismo, en su más amplio sentido, para edificar la continuidad de las políticas neoliberales. El peronismo sólo estará representado genuinamente por quienes, con Cristina al frente, convocaron hoy a sumarse a un gran frente patriótico que terminará por dar a luz antes que llegue junio.

Que en el  50° Aniversario del Cordobazo, el próximo 29 de Mayo, el movimiento obrero se disponga a concretar un nuevo Paro nacional contra las políticas antisociales del gobierno de Mauricio Macri, está indicando a su vez, que este pueblo tiene su memoria viva e intacta.

Se está imponiendo, al fin, la unidad en la concepción y en la acción de todos los actores políticos y sociales que se proponen seriamente representar a un pueblo muy castigado en estos años de macrismo. Es ahora la cita con la historia.

Los que no se sumen a esta épica, y a la responsabilidad política que debieran  tener todos en esta coyuntura, estarán abrevando en otros intereses que nada tienen que ver con los intereses de la nación y el pueblo. La marcha a la victoria comenzó. Están todos convocados. Ya no hay excusa que valga.

Que así sea.