“De acá al 10 de diciembre hay que tener en cuenta la presión popular”

Juan Valerdi, economista y ex asesor del Central, dijo que no es verdad que haya una corrida cambiaria por desconfianza a un nuevo gobierno. Opinó que hasta el 10 de diciembre el gobierno deberá hacer una transición responsable y advirtió que de otro modo la presión del pueblo puede ser muy grande.

El economista, tributarista, docente de la Universidad Nacional de La Plata y ex asesor del Banco Central en tiempos de Mercedes Marcó Del Pont, desestimó el argumento oficialista de que la corrida cambiaria surge por desconfianza a un cambio de gobierno. “Si fuera verdad esa farsa sobre que este aumento del dólar es por la desconfianza a un cambio de gobierno, que me digan por qué la mayor corrida fue en marzo de 2018 en donde venían de tener una buena elección y no había ninguna otra elección cercana. Lo mismo en junio y julio que siguió la corrida” se preguntó.

En diálogo con el programa Viento Sur, que conduce Marcelo Pascuccio y se emite por 18 radios de Río Negro y Neuquén, Valerdi sintetiza que  lo que sucede es que “la macroeconomía no cierra”.

“No es un miedo a un cambio de gobierno, sino a un cambio de reglas, porque no habrá las misma reglas para beneficiar al sector financiero” opinó.

“La pregunta del millón es hasta el 10 de diciembre cuánto poder de decisión y de fuego tendrá Mauricio Macri y cuánto tendrá que concertar con el nuevo gobierno, si es que se ratifica el resultado de las PASO” expresó el economista.

Valerdi sostiene que Macri tendrá muchas presiones. Del nuevo gobierno para que no siga dilapidando reservas y de los acreedores externos que tiene que renegociar pero opina que, al calor de las movilizaciones del continente, será importante tener en cuenta la presión popular. “Si la gente ve que el gobierno de acá al 10 de diciembre sigue priorizando a los especuladores, sin poner control a las importaciones y sin controlar la inflación entonces la gente va a reaccionar mal” advirtió.

El especialista tributarista dijo que una de las materias pendientes es la reforma tributaria. Oportunamente desde el congreso recordó que se hicieron propuestas que tenían que ver con ganancias, con bienes personales y la renta financiera. “El problema que tiene Argentina es que cuando hay superávit nadie quiere tocar los impuestos porque se está en un buen momento y cuando la cosa esta mal ponen impuestos que garanticen recaudación aunque paguen ricos y pobres” concluyó.