El deporte golpeado por las políticas de Cambiemos

Por Eduard Paz*

Pese a que los resultados deportivos del país son más que favorables, la ayuda de diferentes empresas o grupos económicos a los deportistas argentinos es mínima y sólo para aquellos que son “exitosos” o tuvieron una buena racha.

Ahora ¿qué pasa con aquellos qué no tuvieron un buen año o que recién empiezan a incursionar en el deporte de alto rendimiento?

Bajo el gobierno de Cambiemos se observa un deporte para pocos. Echo que no debería sucede dado que quienes representan a la Argentina, tendrían que tener el apoyo, como mínimo, del Estado. Ese punto es el reflejo de las políticas públicas (o la gran ausencia) que se tomaron en Argentina.

El destrato al deporte argentino en estos últimos años, se puede observar en el feroz recorte de becas para deportes individuales, en equipo e incluso adaptado, a sabiendas que para muchos de estos deportistas era su único ingreso o incluso tenían que trabajar en paralelo para poder costear los gastos del día a día.

Por otra parte, si el que se juega no es un deporte “hegemónico”, para el gobierno de Cambiemos no cuenta. Distintos deportistas -o equipos- que representaban a nuestro país en diferentes competencias, denunciaron que viajaban e incluso participan de certámenes gracias a la venta de diferentes cosas o a donaciones que recibían. Desde el gobierno les decía que no se harían cargo de ellos por diferentes motivos. Un claro ejemplo de ello fue lo sucedido con las integrantes de la selección de básquet sobre ruedas, a quienes les sacaron las becas y dejaron sin ayuda del Estado y un grupo de emprendedoras terminó ayudándolas.

A esto se le suma que a principio de año, mediante un DNU, el gobierno desmanteló la Secretaría de Deportes para transformarla en Agencia de Deportes. Esto generó que el ingreso económico, la cantidad de becas, la infraestructural y el material deportivo bajen considerablemente. Un grave error, dado que el nivel que alcanzado los últimos años podría derrumbarse y los deportistas en lugar de enfocarse cien por ciento en sus respectivos deportes (para rendir y obtener logros) tendrían que preocuparse por otras cosas.

El CENARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), lugar histórico que en su momento recibió a todos los deportistas de alto rendimiento de todo el país, está por cerrar sus puertas debido a la venta del predio del Estado a empresarios privados. Ante la desidia del gobierno, diferentes deportistas -indignados- marcharon para qué esto no se apruebe la venta. Cabe recordar que recién con el kirchnerismo se logró tener un lugar de tal magnitud y con un nivel de tecnología necesaria para fomentar el deporte argentino.

Como se mencionaba anteriormente, los logros del deporte argentino en el último tiempo son muchos. En su mayoría fomentados por la política deportiva de los dos gobiernos anteriores, que apostaron a la inclusión en el deporte y a que este sea una forma de vida. Se buscó que los y las deportistas del país puedan vivir su profesión, sabiendo que estaban acompañados. Algo que lamentablemente les está siendo arrebatado, algo totalmente ausente en la gestión de Mauricio Macri.


* Periodista especializado en deportes, columnista del programa La Marea (Radio Futura FM 90.5), co-conductor del programa No Se Mancha (Radio Estación Sur FM 91.7) redactora de Revista Trinchera y colaboradora de Agencia Timón.