“El movimiento sindical tiene una doble tarea: atender las necesidades inmediatas y garantizar el triunfo en octubre”

Por Revista Trinchera

Dialogamos con el secretario de prensa de la Asociación Bancaria, Eduardo Berrozpe, con quien analizamos el escenario que dejaron las PASO, la situación del gremio y los desafíos del Movimiento Obrero Organizado de cara a octubre y el rol que tendrán ante en el próximo gobierno.

¿Desde el gremio cómo analizan lo que el Movimiento Obrero Organizado tuvo que enfrentar con el gobierno de Cambiemos?

Estamos analizando la importancia y la urgencia que el 27 de octubre llegue para que el pueblo confirme lo que ya ha anticipado en las PASO, que es el triunfo del Frente de Todos al que junto con otras organizaciones sindicales hemos ayudado a articular para dar una respuesta a este desatino, irracional, a esta brutalidad de un gobierno clasista, de un gobierno de ricos para oprimir al pueblo argentino en función de un proyecto que no tiene ningún tipo de sustento.

¿Cuál fue creen que es el rol que pretendió dar el gobierno de Cambiemos al MOO? ¿Pudieron imponer ese rol desde el gobierno?

El gobierno de Cambiemos se ha planteado un tremendo ajuste sobre los derechos de los trabajadores con el fin de sostener una política de reconversión y de retroceso productivo en la Argentina, que lo ha hecho con toda la fuerza, y obviamente el movimiento sindical resistió y confrontó, particularmente los sectores de la Corriente Federal de los Trabajadores, el Frente Sindical y la CTA. Impidió la Reforma Laboral, pero evidentemente el daño que se ha hecho, por ejemplo con el tema previsional que afecta a los jubilados, ha sido enorme. Ha sido enorme el ajuste, es brutal el impacto en el sector productivo: son miles las empresas cerradas y cientos de miles los puestos de trabajo perdidos. Eso es lo que tenemos que plantearnos recuperar con el nuevo gobierno.

Sería importante que profundices en esto que mencionabas sobre el rol del movimiento obrero (el Frente Sindical Para el Desarrollo Nacional) en la conformación del Frente de Todos.

Como es público y notorio, estuvimos desde el mismo 11 de diciembre confrontando con este gobierno que trató de llevarnos por delante. Creo que hemos estado a la altura de los acontecimientos junto con otras organizaciones hermanas, y los hechos hablan por nosotros. Pero es vital que ahora pongamos el acento en consumar el resultado electoral que imponga que Macri se vaya de una vez por todas del gobierno en el momento que se tiene que ir.

¿En este sentido cual sería el rol del Movimiento Obrero de acá a octubre y luego a diciembre en este proceso de transición?

El movimiento sindical tiene una doble tarea. La primera de ellas es atender las necesidades materiales, inmediatas y cotidianas de los trabajadores. Paralelamente y en ese grado de importancia garantizar el triunfo en octubre.

Son las dos tareas: participar activamente en la convocatoria a consolidar el voto contra este gobierno de ricos, de CEO empresarios que avasalló al pueblo argentino, que nos impuso 4 millones de pobres más, que nos impuso millones de indigentes más y que, verdaderamente, ha tenido una conducta criminal. Esa es la prioridad hoy: Garantizar el resultado electoral en octubre para que esto termine. No podemos dudar un solo minuto de que este gobierno tiene que irse.

Lo segundo es atender lo cotidiano, lo inmediato: atender el poder adquisitivo del salario que está castigado por esta brutal devaluación y la consecuente alza de precios que se nos impone en estas circunstancias.

En caso de cambiar el gobierno ¿Cuál sería el rol del Movimiento Obrero Organizado desde diciembre en adelante?

En lo primario es atender lo cotidiano de los trabajadores, es la recuperación de derechos, defender políticas de creación de fuentes de trabajo y empleo, y plantear la recuperación productiva de nuestro país que no va a ser fácil. Participar de ese proceso con seriedad, con sus ideas, con sus propuestas. Así se ha conversado con la fórmula integrada por Alberto y por Cristina ni bien se conformó en la reunión que hubiera en nuestra sede de la Asociación Bancaria que presidió nuestro compañero Sergio Palazzo.

En otro orden, ir generando, actividad por actividad, propuestas para lograr la recuperación plena del país. Ese es el objetivo principal, aparte de atender lo cotidiano.

¿En este sentido cómo ves la posibilidad del llamado a recambio de autoridades de la CGT? ¿Qué están discutiendo?

Nosotros tenemos una conocida posición sobre esta cuestión, pero para nada es urgente en este momento. Lo urgente es la definición del resultado en octubre.

La inmensa mayoría del sindicalismo argentino, con muy pobres y penosas excepciones, están en el Frente de Todos. Quienes hemos dado la orientación precisa en esa dirección han sido la Corriente Federal y el Frente Sindical con los sindicatos que hemos estado en la calle enfrentando a las políticas imposibles de este gobierno.