Julia Mengolini: “Hay pisos de derechos que son muy difícil de perforar”

La periodista Julia Mengolini habló sobre el libro que presentará en Neuquén próximamente. También sobre lo difícil de hacer periodismo en la actualidad y opinó que si bien hay una reacción conservadora en el país al mismo tiempo hay una resistencia muy fuerte.

El próximo martes 13, en el marco de la charla sobre “Universidad, Soberanía y Feminismo” que se realizará en el aula 106 de la UNCo desde las 17 horas, la periodista Julia Mengolini presentará junto a Gabriela Borrelli el libro “Lectura Feminista” invitadas por la Agrupación Jauretche.

En diálogo con el programa “Viento Sur”, que conduce Marcelo Pascuccio y se emite los sábados por 14 radios de las provincias de Neuquén y Río Negro, Mengolini explicó que el libro es una edición de la radio online Futurock que debuta como editorial y la escritora y periodista Gabriela Borrelli. “Es un compilado de textos feministas escritos del siglo X aC de la antigua Grecia hasta el presente. Una especie de guía de lectura para la que quiere empezar y no sabe cómo. Para tener un panorama de la historia intelectual del feminismo”.

Sobre el trabajo de periodista en tiempos de Macri, Mengolini opinó que estamos en un momento de concentración mediática inédito y de corrimiento a la derecha de los medios. “Es difícil hacer periodismo en tiempos de Macrismo porque hay pocos espacios. Los espacios críticos se están cerrando. Pero por otra parte hay tantas cosas para contar e indignarse. Para trabajar desde nuestro espacio hay mucho” reflexionó.

No cree que más que retroceso hay una reacción conservadora muy fuerte pero al mismo tiempo hay una resistencia muy fuerte. “Hay pisos de derechos que son muy difícil de perforar con un pueblo argentino muy movilizado con un movimiento obrero muy fuerte y movimientos sociales organizados”.

El proyecto de radio online Futurock, y ahora también editorial, que integra Mengolini surgió desde la necesidad de darle continuidad al proyecto periodística que desarrollaban en Nacional Rock durante el kirchnerismo y como una manera de aprovechar las nuevas tecnologías ante la falta de medios tradicionales para hablar y hacer periodismo en libertad.