La fábrica de Mielcitas y Naranjú podría ser gestionada por sus trabajadoras

Las más de 100 trabajadoras y trabajadores de la empresa Suschen, que producía esos y otros dulces emblemáticos, como los Paragüitas, solo precisan de materia prima y el permiso judicial para continuar produciendo autogestivamente.

La empresa Suschen, creadora de golosinas míticas como las Mielcitas y el Naranjú, cerró su fábrica en la localidad bonaerense de Rafael Castillo tras 43 años de actividad.

¿Hasta acá?

“Hemos cubierto lo que los empresarios no pudieron cubrir. Se llevaron el activo fijo y se burlaron de todos. No somos locos ni suicidas, vamos a buscar la continuidad de trabajo”, relató el delegado gremial José Luis Ledesma. En la última reunión con el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica, los empresarios Roberto y Máximo Duhalde explicaron y responsabilizaron a las políticas gubernamentales por los tarifazos y dijeron “hasta acá llegamos”.

Recuperar las Mielcitas

Más de 100 trabajadores, 70 por ciento mujeres, quedaron sin empleo y sin indemnización, pero continúan trabajando y produciendo por sus propios medios. Con la ayuda de organizaciones sindicales esperan poder pagar los servicios y mantener la planta a punto.

La sensación de los despedidos y las despedidas es de esperanza. La delegada Gabriela contó a ANSOL que tienen la mano de obra y las máquinas para lograrlo. Solo les falta la materia prima.

A los trabajadores los culpan por malos manejos y, por el contrario, continúan trabajando en la planta para poder pagar los servicios y, eventualmente, recuperar la empresa.

Fuente: ANSOL