La pérdida de poder adquisitivo derivada de la devaluación reciente ha impulsado a los principales sindicatos a rediscutir los acuerdos paritarios del año en curso. Asimismo, como resultado del cambio en la fórmula de la movilidad jubilatoria de diciembre de 2017, los haberes de jubilados y pensionados, asignaciones familiares y asignación universal por hijo han sufrido una sensible merma en su poder de compra.

Hacia fin de año la jubilación mínima habrá retrocedido 7,3% su poder de compra respecto del promedio de 2017 y 13,9% en su poder de compra respecto del promedio de jubilación mínima de 2015. Si se considera la comparación del último mes del año, la pérdida es de 12,1% en relación a 2017 y de 17,2% en relación a 2015. Si se quisiera equiparar el poder de compra de la jubilación mínima en 2018 al de 2017, habría que adosarle la suma de $9.264. Asimismo, para equiparar el poder de compra de la jubilación mínima en 2018 al de 2015, habría que adosarle la suma de $18.975. Si se considera el valor a diciembre, la pérdida anualizada ascendería a $14.206 respecto de 2017 y $20.246 respecto de diciembre de 2015, también anualizando la diferencia.

La Remuneración Normal y Permanente pierde en promedio casi 11% de poder adquisitivo al comparar el promedio 2018 en relación con el promedio 2015. Si se considera el valor final de la serie, la pérdida asciende a 21,3%. Y si lo que se toma en cuenta es el valor promedio 2018 en relación al promedio 2017, entonces la pérdida asciende a 7,3% y si se considera diciembre de 2018 vs diciembre de 2017, la caída es de 17,7%.

Se constata que los acuerdos paritarios de los 6 gremios analizados (Metalúrgicos, Comercio, Construcción, Gráficos, Administración Pública, Gastronómicos) muestran una fuerte pérdida de poder adquisitivo estimada entre 13% y 17%, si se considera el promedio de paritarias 2018/2019 en relación a promedio de paritarias 2015/2016 y de 21% y 29% si se considera el valor del último mes del ciclo paritario 2018/2019 en relación al promedio de paritarias 2015/2016. Respecto de 2017, la caída va de 8% a 14%, si se considera el promedio de paritarias 2018/2019 en relación al promedio 2017/2018 y de entre 10% a 21%, si se considera el valor del último mes de ciclo paritario 2018/2019 en relación al último mes del ciclo paritario 2017/2018.

Resulta evidente la fuerte pérdida de poder adquisitivo en 2018/2019, ya sea tanto en relación a 2015/2016 como a 2017/2018. En este contexto, es de esperar presiones para reaperturas de paritarias en la amplia mayoría de los gremios.

Es de destacar de todas formas, que los acuerdos de reapertura realizados recientemente no logran ni siquiera recuperar parte de lo perdido, siendo que a lo sumo mantienen un par de meses el poder actual. Esto genera expectativas respecto de la posibilidad de rediscutir cláusulas de actualización nuevamente en los próximos meses (mayoritariamente en diciembre).

Se ha analizado asimismo los puntos finales de los ciclos paritarios en términos de poder adquisitivo. Resulta llamativo la sensible pérdida de valor en esos puntos, importantes a los efectos de las nuevas paritarias, ya que constituyen el punto de inicio de las mismas.

Finalmente, es necesario mencionar que, la disyuntiva de los gremios en una coyuntura de fuerte retroceso económico es hasta que punto presionar por aumentos salariales frente a un escenario de eventuales despidos y suspensiones.

Fuente: CEPA. Centro de Economía Política Argentina.