Lealtad (a los bancos)

Carlos Pagni, con la inteligencia de siempre, critica duramente hoy a Alberto Fernández en la tapa de La Nación, por acusar a la Unidad de Investigación Financiera (UIF), de espiar a jueces.

Pagni dice que la UIF tiene derecho a espiar a jueces y a quien quiera, y a no dar explicación alguna al respecto, aunque se la pida un juez, porque la ley se lo permite, a nombre de la supuesta lucha contra el lavado de dinero (que en Argentina no estaría funcionando) y contra el movimiento de dinero del “terrorismo”.

Con un tono de fanatismo poco frecuente en él, Pagni el inteligente dice que la UIF debe ser cuidada, que tiene “prestigio” internacional y que Alberto F. debe tratar la cuestión viendo el impacto que pueda tener en el frente externo.

¿Qué cuernos está defendiendo Pagni y su diario, que lo publica alegremente en tapa?

Unos datos para pensarlo: Macri nombró en la UIF a un dúo de representantes bancarios, Federici y Talerico. Entre sus proezas, este dúo resolvió a favor del banco británico HSBC, en el que Talerico fue empleada, en un caso de fondos narcos.

El capo de HSBC en Argentina es Gabriel Martino, gran amigo de Macri. Martino viene de México. Salió de allí después de que el HSBC fue hallado culpable de lavar dinero del cártel de Sinaloa. ¿Fue un chavista, un castrista, un sucio comunista o un terrorista el que estableció la culpabilidad del banco británico? No señor, no señora: fue una comisión del Senado de United States of America.

Al definir a la UIF como organismo “valioso” y con prestigio, el inteligente Pagni olvida todos estos precedentes.

Al reclamarle a Alberto F. que cuide a esta gente, el inteligente Pagni olvida también que la UIF pertenecía al Ministerio de Justicia, pero el dúo republicano Macri Prat-Gay lo puso bajo control del Ministerio de Hacienda.

¡Alfonso Prat-Gay! Ex jerarca del JP Morgan, acusado en sede judicial de asesorar y encubrir fuga de capitales, y el primero que a nombre del macrismo tomó bajo su control a la UIF.

Es decir que si el nuevo gobierno quisiera ver qué demonios hace esta gente en la UIF, a quién vigila y a quién favorece, o si se le ocurriera la osadía de decir que no es muy republicano que los banqueros vigilen a los bancos, ya sabemos cuál será la postura de La Nación y del inteligente Pagni.

Gentileza: COMUNA