Malditas coordenadas. Una teoría más sobre la desaparición del ARA San Juan

Por Adolfo Quiroga · 

Que exploto de adentro hacia afuera, o quizás de afuera hacia adentro, que fallaron las baterías, que la culpa la tuvo su comandante. Que lo hundió una flota británica, que tal vez haya sido la Armada China. Que lo vieron navegar cerca de las Islas Malvinas, o también que podría haber sido un submarino espía argentino sorprendido en una misión ultra secreta. Que era probable que este aquí o allá. Y como si esto fuera poco, hace algunos días, un alto mando de la Armada, reconoció en el Congreso de la Nación, que “era probable” que al ARA San Juan se lo haya buscado en una zona equivocada. Tantas cosas se dijeron sobre la desaparición del submarino argentino, como tantos videos se subieron a Youtube explicando “el porqué” de su misteriosa ausencia. Como si acá, “en el fin del mundo”, no tuviéramos la información o herramientas tecnológicas necesarias para saber exactamente que paso e informarles a la sociedad y a los angustiados familiares, sobre la suerte de esa nave argentina. ¿Carecíamos de esa información y esas herramientas realmente, o se oculto la verdad desde un principio? ¿Estaba el ARA San Juan en condiciones de navegar? La misma cantidad de preguntas y la misma cantidad de silencio a casi un año de su desaparición.

Un sector del mar argentino parece estar maldecido por sus coordenadas ya que desde el año 2016 a la fecha, tres embarcaciones fueron a parar en el fondo de la plataforma continental argentina producto de distintas contingencias. Uno, un buque pesquero de bandera China, el Lu Yan Yuan, que fuera hundido el 15 de marzo del 2016 por un Guardacostas Argentino (Lat. Sur 42° 32’ 28” y Long. Oeste 55°25’26”) al ser sorprendido mientras pescaba sin autorización en jurisdicción de nuestro país. El otro, quizás la peor tragedia de la historia marítima argentina, sucedió el 15 de noviembre del 2017, con la desaparición del ARA San Juan (Lat. Sur 46°44’ 00” y Long. Oeste 60° 08’ 00”) por causas que todavía tratan de establecerse. La otra desgracia, ocurrida recientemente, es la del pesquero Riguel, que se hundió en las costas de Chubut el 8 de Junio del corriente año (Lat. Sur 44°06’19” Long. Oeste 62°49’07”). Este último caso, es de vital importancia al colaborar en forma directa, en la elaboración de una nueva (de las tantas) teoría sobre la ubicación en el fondo del mar del submarino Argentino, ya que de ser cierto que el ARA San Juan desapareció en las coordenadas que se conocieron, los restos del submarino “no estarían tan profundo” como se dijo, en un lugar casi inalcanzable alrededor de los 6000m, “imposible de ubicar con la tecnología argentina”, y hasta cabe aplicar el término “que siempre estuvo ante las narices” de los que los buscaron. ¿Estuvieron buscándolos en el lugar correcto o se dieron pistas falsas a las embarcaciones que lo rastrearon durante semanas en la zona indicada por las autoridades del mar argentino? Cuantas más preguntas se formulan más interrogantes nacen de esas incógnitas.

La Plataforma Continental Argentina, es la continuación de nuestro país por debajo del agua hasta más o menos unos 370 km mar adentro. Esto quiere decir que aunque no veamos desde la costa el fondo del mar, este se extiende en forma imaginaria hasta donde no alcanza nuestra vista. Tiene una pendiente relativamente suave, la cual empieza con unos pocos centímetros de agua salada, justo ahí, donde en verano se inunda de gente, llegando a alcanzar una profundidad aproximada de 300m. Pero la plataforma no termina en ese lugar. A partir de este punto, donde concluyen los 370km contados desde la costa, esa suave pendiente baja bruscamente hacia el fondo del mar con una inclinación de casi 70grados en lo que se conoce como el “Talud continental”. Y es que, justamente es una especie de talud muy empinado hacia abajo, cuya profundidad llega a casi los 6000 metros. Todo un misterio sobre lo que hay en esas oscuras aguas ya que todavía falta mucho por investigar y saber.

Como ha trascendido, el pesquero Riguel se hundió en aguas argentinas en las coordenadas Lat. Sur 44°06’19” Long. Oeste 62°49’07” aparentemente por las fuertes olas y las inclemencias del tiempo, lo que hizo colapsar a la embarcación, pereciendo todos sus ocupantes. Sus restos, fueron encontrados recientemente por el Guardacostas Argentino SB-15 TANGO utilizando tecnología provista por el Estado Nacional, un Robot Operativo a Distancia (ROV) a 93metros de profundidad, casi en el mismo lugar de su última comunicación. Por su parte el ARA San Juan despareció, alrededor de las coordenadas Lat. Sur 46°44’ 00” y Long. Oeste 60° 08’ 00”. Obsérvese que entre las coordenadas de una y otra embarcación, tanto hacia al sur como hacia el oeste, solo hay dos grados (2°) de diferencia. Lo que traducido a Kilómetros, quiere decir que ambos navíos desaparecieron aproximadamente a solo a 200km uno de otro. Esta distancia puede ser mucha o poca de acuerdo al cristal con que se la mire. Si tomamos en cuenta la “suave pendiente” de la plataforma continental argentina, y teniendo en cuenta la profundidad (en base a las coordenadas) a la cual se lo encontró al pesquero Riguel, los restos del ARA San Juan no deberían estar a mas de 300metros de profundidad. Esta deducción, es producto de los datos que han trascendido en los distintos medios, siempre y cuando sean verdaderos, hasta ahora, ningún organismo oficial ha salido a desmentirlo.

Al parecer, empresas extranjeras dedicadas a la búsqueda de tesoros perdidos y naufragios, cuentan con la tecnología suficiente (o quizás con algún otro dato que nosotros desconocemos sobre la ubicación de los restos del ARA San Juan), ya que “se animan” a buscar el submarino argentino con tanta seguridad en el éxito de su misión, que se han animado a arriesgar una fecha limite en la cual podrán mostrar con fotografías y videos, donde esta exactamente nuestra nave insignia. Bajo este contexto de incertidumbre, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Defensa, llamo a licitación pública internacional para que esas empresas se presenten, y ofrezcan sus pretensiones económicas para buscar al ARA San Juan. El pliego tardo tres meses en elaborarse.

Durante los primeros días del mes de julio, se conoció un primer dictamen acerca del oferente ganador resultando pre-adjudicada la empresa española Igeotest Geociencias Exploraciones SL .Con esto, renacía la esperanza de los familiares de poder ubicar los restos del submarino y darles “su ultimo adiós” a sus seres queridos en algún lugar del mar argentino. Pero fueron los mismos familiares al analizar la razón social de la empresa ganadora y viendo algunos aspectos técnicos poco claros en la oferta, los que presentaron un escrito a través de su representante legal, impugnando la licitación por lo que el Gobierno Nacional la declaro desierta a la convocatoria. Conclusión: Todo está como era entonces. Todo ha vuelto a fojas cero, como al principio, nadie sabe a ciencia cierta que paso con el ARA San Juan. ¿Alguien miente? ¿Acaso se esconde algún interés secreto? ¿Se sabrá algún día la verdad? El pueblo Argentino sigue esperando respuestas y los familiares de los 44 tripulantes desaparecidos siguen llorando a sus muertos sin saber que les paso.