Memoria, unidad y un pueblo con el corazón abierto

Por Monica D’Assisi ·

Miles de ciudadanos se unieron en la plaza del pueblo, frente a Casa Rosada, para aunar sus voces en un solo grito: NUNCA MÁS.

A los 43 años del último golpe cívico militar en Argentina, miles de personas se concentraron frente a la Plaza de Mayo , para conmemorar aquella época oscura de nuestra historia y en memoria de los 30 mil desaparecidos en manos de los militares y sus aliados.

Como cada año, la convocatoria fue realizada por los organismos de Derechos Humanos, quienes expresaron a través de un documento, su rechazo al gobierno de Mauricio Macri, de la Ministra de seguridad Patricia Bullrich y del Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

En lo leído expresan el descontento popular y denuncian que “la democracia está en peligro”. “Estamos en esta Plaza porque queremos seguir defendiendo la democracia, que hoy está en peligro. No tener derecho al trabajo, a la alimentación, a la salud, a la educación y a la vivienda, genera pobreza y hambre”, señala el documento.

También se hizo referencia a la situación de quienes deben administrar la justicia en Argentina: “El Poder Judicial se ha convertido en una herramienta de persecución política: hay cada vez más causas armadas contra los opositores al gobierno mientras que cada vez son menos las audiencias para juzgar a los genocidas”.

Así mismo mencionaron los casos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel y enfatizaron la responsabilidad absoluta de la Ministra de seguridad Patricia Bullrich.

“La herida solamente sana con la verdad” declaró Estela de Carlotto y agregó: “No queremos despedir a más abuelas sin que hayan podido encontrar a sus nietos y tampoco queremos que la apropiación se siga traspasando de gen a gen”.

Fueron los anfitriones de éste acto Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S Capital y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Además acompañaron dirigentes políticos, sindicales y sociales.

Entre los manifestantes se encontraban militantes sociales, políticos y familias enteras sin banderas partidarias, movidas por la memoria, la búsqueda de la verdad y el pedido de justicia.

Dialogamos con Lucila, una jubilada envuelta por la emoción quién entre lágrimas confesó su “esperanza en que ésto termine pronto”. También quisimos saber como lo vivió un joven que no transitó esa etapa de nuestra historia y hablamos con Alejo : “Vemos que está avanzando una ola represiva y eso nos mueve a estar acá”, expresó.

Muchas generaciones, diferentes clases sociales, la bronca de la injusticia y la memoria de quienes vivieron “ese maldito pasado” se unieron en un solo abrazo junto a madres , abuelas e hijos que aún, reclaman justicia por sus seres queridos.


Gentileza: PPR Digital