Mónica Macha: “Seguimos construyendo una cultura de mucha crueldad y dominación”

La diputada nacional por Unidad Ciudadana dialogó con Timón durante su visita a la ciudad de Córdoba para participar del plenario provincial de Nuevo Encuentro. Una charla donde abordó el trágico asesinato de Sheila Ayala, la desaparición de Delia Gerónimo Polijo de 14 años en Traslasierra, la ley de cupo laboral travesti-trans, el feminismo y la situación regional.

Continúa la conmoción por el asesinato de Sheila Ayala de 10 años en la localidad de San Miguel Oeste en Provincia de Buenos Aires por el que están imputados sus tíos Fabián González Rojas y Leonela Ayala como autores del hecho mientras en Córdoba un grupo de familiares de Traslasierra reclaman acciones por parte del Estado para dar con el paradero de cuatro mujeres desaparecidas en la zona en apenas 4 años. Entre ellas, se encuentra Delia Gerónimo Polijo, una niña de 14 años que desapareció hace un mes sin dejar rastro cuando regresaba de la escuela.

Consultada sobre el tema, la diputada reflexionó: “Son casos que están teniendo distinta difusión pero que son situaciones históricas en nuestra sociedad. Los femicidios son parte de nuestra cultura, que en estos años logramos que se visibilicen. Logramos que los medios de comunicación y la sociedad los tomen desde el lugar de gravedad que tienen. Es la posibilidad de empezar a poder trabajar más fuertemente contra los femicidios”. En relación al caso puntual de Sheila, Macha agregó: “Más allá de todos los componentes, del tema del narcomenudeo, la situación de extrema pobreza, de cuestiones que hacen a un escenario muy trágico, hay algo que se repite y va más allá de la clase social de Sheila: cuando se toma a las hijas o hijos como parte de un castigo hacia el mundo adulto. En ese punto no deja de ser una cosificación. La militancia que ha surgido más vinculada a la lucha por los derechos de las mujeres tendrá sus efectos también, lo tiene en nosotras, en nuestras familias y necesitamos que puedan realmente transformar esto porque es una injusticia atroz”.

El feminismo es señalado como el movimiento aglutinante del momento a nivel internacional y en esa línea, se erige como principal opositor en la región contra la elección de Jair Bolsonaro como futuro presidente del Brasil candidato con expresiones abiertamente misóginas y discriminatorias contra las mujeres y la comunidad LGBTIQ+. En contraposición, Uruguay acaba de dar media sanción a la Ley Integral Trans que otorga derechos históricamente negados a un colectivo fuertemente vinculado con la militancia de Mónica Macha. Consultada sobre esa asimetría regional, aseguró: “Tanto lo que pasó en Uruguay como esta protesta contra Bolsonaro lo pongo en la misma línea de una pelea del feminismo por una sociedad que pueda incluir más, ser más respetuosa de los deseos de cada uno, de cada una, de poder pensar la vida sexual y las elecciones, las identidades no tan ligadas a la biología. Me parece que eso también es parte de esta época”.

“Lo de Bolsonaro es para tener una mirada de atención: que haya sacado el caudal de votos que sacó, que sea una persona que no esconde para nada las barbaridades que piensa, las dice, las expresa y eso lo posiciona en un lugar. Es un dato para que nosotras podamos mirar que eso también existe, que esa otra parte también piensa si se quiere desde un lugar más brutal pero está vigente, sino debería ser un tipo mucho más repudiado y nunca podría postularse”, agregó, para luego analizar: “Evidentemente, socialmente nos falta muchísimo porque seguimos construyendo una cultura de mucha crueldad, mucha dominación y la dominación no es solamente de un país sobre otro, de una clase sobre otra. La dominación y cierta construcción de poder termina siendo también – y eso es muy claro en violencia de género – una dominación de quien se cree con más poder sobre otro u otra y cómo lo ejerce”.

En el último tiempo, la diputada presentó el proyecto de ley Diana Sacayán de cupo laboral travesti trans que busca asegurar un 1% de puestos en la administración pública nacional para este colectivo y cuenta con la firma de más de 40 diputados pertenecientes a distintos bloques. Dicha ley ya fue aprobada y promulgada en Provincia de Buenos Aires en el año 2015 pero todavía sigue sin implementarse.

“Ese proyecto lo presentamos hace como dos meses formalmente, después hicimos una presentación hace cosa de un mes. Hoy es un proyecto que está en la Comisión de Legislación Laboral y estamos haciendo toda la fuerza junto con las organizaciones del Frente Diana Sacayán para que se trate lo más urgente posible. Hubo un compromiso público del presidente de la comisión de tratarlo. Espero que lo tratemos cuanto antes y por la urgencia que tiene este proyecto podamos tener la media sanción antes de fin de año. Vamos por eso”, adelantó Macha.

¿El tener la media sanción en la legislación nacional podría ejercer algún tipo de presión para que María Eugenia Vidal reglamente la ley provincial que ya fue aprobada en Provincia de Buenos Aires en 2015?

No formalmente, aunque puede ejercerla de manera social y política. Es un tema que tiene vigencia, que hay una deuda ahí. Ella tiene la ley aprobada, promulgada y tiene que ponerla en práctica… Puede llegar a ejercer presión y de hecho, les compañeres de todas las organizaciones del Frente Diana Sacayán y de otros frentes también, de otras organizaciones, siempre hacen hincapié en la dificultad y en la injusticia que significa que ese proyecto no esté implementado cuando ya está en condiciones absolutas y cuando, además, sabemos que hubo ingresos en la Provincia de Buenos Aires, no solamente en la gobernación. La Provincia de Buenos Aires tiene espacios de trabajo diseminados por todos los municipios, oficinas, dependencias, entonces es una cuestión de tener en cuenta este colectivo que es uno de los más vulnerables de nuestra sociedad, partiendo ya del dato de la expectativa de vida que es de 40 a 45 años, como mucho.