“Necesitamos una reconstrucción nacional”

Fernando “Pino” Solanas dijo que el Frente Patriótico debe ser amplio e inclusivo con un sistema D’Hondt sin piso. Criticó no obstante al Peronismo Federal. Sobre el tema energético aseguró que el macrismo ha creado el modelo energético más caro del mundo.

El senador nacional, aseguró que es necesario organizar el conjunto de la oposición para enfrentar al gobierno que según dijo ha causado tanto daño y tanto perjuicio al país. “Todos los partidos y fuerzas sociales que creemos que hay que enfrentar a Cambiemos, tenemos que estar juntos”.

El también cineasta opinó que hay una gran tarea por delante: “Construir un frente que una a las partes dispersas, primero del peronismo, y de partidos cercanos y aliados con un programa de reconstrucción nacional. Reconstruir la industria, el poder adquisitivo del salario y combatir la pobreza”.

“Este gobierno deja una deuda como nunca. En estos tres años se ha generado 189 mil millones de deuda nueva pateada para adelante para que las nuevas generaciones se hagan cargo de ella” afirmó.

Sobre el sistema de construcción electoral del pretendido frente, Solanas sostuvo que hay que trabajar con reglas consensuadas entre todos. “Un sistema D’Hondt sin piso es decir representación proporcional sin piso para que tanto las fuerzas chiquitas como las más grandes puedan participar” opinó.

En diálogo con el programa Viento Sur, que se emite por 17 radios de Río Negro y Neuquén y conduce Marcelo Pascuccio, Pino dijo sobre el Peronismo Federal que es el sector que le facilitó la votación de la mayor parte de leyes al macrismo que aseguró “nos llevaron al desastre”.

Sobre la política hidrocarburífera del gobierno nacional afirmó que parte de los males de Argentina es haber creado un modelo energético que es el más caro del mundo. “En ninguna parte del mundo se paga más de 5 dólares el millón de BTU de gas. Si las productoras de gas, como YPF, declaran en sus balances en la bolsa de valores 1,90, 1,95 o 2,00 dólares, ¿cuáles son los argumentos para querer llevarlo a 7,50 como han querido?” se preguntó.  Analizó que dicha política termino en una facturación hiperinflada para los consumidores y la diferencia entre los tarifazos y los 7,50 que se les prometió a las empresas la pone el Estado con subsidios.

“Es una barbaridad que se siga produciendo electricidad quemando gas en un país que tiene una enorme riqueza en energías renovables y limpias. Argentina se debe un gran debate sobre cuál es la energía que debe y puede fabricar” concluyó.