Primeras pericias confirman que el incendio en la escuela de Moreno fue intencional

Lo que muchos sospechaban fue confirmado por el procurador general de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand. Se encontraron en dos lugares del establecimiento, el pasillo y el archivo, rastros de elementos combustibles como plástico y cartón, los cuales fueron avivados probablemente con algún elemento de combustión rápida. La denuncia fue radicada en la Comisaría 8ª. Interviene la fiscal Graciela Delviso, titular de la UFI 5 de Moreno.

Todo comenzó en la madrugada del jueves a eso de las 4.30 de la mañana por un llamado al 911 alertando del hecho. Se trata de la Secundaria 36 y de la Primaria 32, ubicadas en las calles Roma y Planes del barrio Bongiovani en Paso del Rey. Diego Leonardo Correa, director confirmó que no hubo heridos, pero si grandes pérdidas materiales. Se quemaron la biblioteca, la preceptoría, un aula, un cuarto donde se guardaba materiales y el techo de una galería construido recientemente por la comunidad educativa. El director de la escuela declaró: “Esta escuela no tiene edificio propio. Todo lo que vamos haciendo es con ayuda de la comunidad. A través de festivales y locros juntamos fondos y vamos construyendo espacios como los que se incendiaron. No se están haciendo los trabajos de mantenimiento que la escuela necesita”.

Este es el segundo incendio que se produjo en estos últimos días. Sucedió lo mismo, el 15 de septiembre pasado en la Escuela Primaria 1 de Berazategui y tras lo cual cientos de alumnos se quedaron sin aulas donde estudiar.

Ary Pirovani, docente de Moreno dijo “Desde que dejamos las escuelas en agosto, estamos sin continuidad dentro de las aulas porque el 90% las escuelas no estaban en condiciones de dictar clases. Por ahora nos reunimos en la puerta de la escuela, para tener continuidad pedagógica. Y allí hacemos ollas populares”. Recordemos el secuestro y posterior tortura a la docente Corina de Bonis y las amenazas cobardes y anónimas que recibieron otros docentes por dar de comer a sus alumnos.

Recordemos que desde que explotó la garrafa que se llevó la de vida de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez la mañana del 2 de agosto en la escuela 49 Nicolás Avellaneda, hay 270 establecimientos educativos del distrito que permanecen cerrados por serios problemas edilicios. Las autoridades educativas de la provincia y la gobernadora aún no se han hecho cargo de esto. Lo cierto es que más de 12.000 establecimientos de la provincia se encuentran en la misma situación. Esto motivó que el Senado bonaerense debata un proyecto de ley para declarar en emergencia edilicia a todos los establecimientos educativos del territorio. El proyecto ya fue aprobado en Diputados.

Las últimas noticias acerca de este siniestro serían que fue detenido en un operativo policial un adolescente de 19 años, quien habría confesado ser el autor material junto a dos cómplices. Contó que entraron a robar y ante la frustración de no poderse llevar monitores prendieron fuego con cartón.