Residentes bolivianos inician huelga de hambre contra el golpe

Cinco residentes bolivianos iniciaron este lunes una huelga de hambre en repudio al golpe de Estado en Bolivia y contra la “usurpación” de la Embajada de Bolivia por parte de funcionarios enviados por el gobierno de facto. Se autoproclamaron como “la senadora Jeanine Añez”, denunciaron.

El grupo de “Autoconvocados en huelga de hambre pacífica” inició su medida de fuerza este lunes en la sede de la Embajada del Estado de Plurnacional de Bolivia en la Argentina. Explicaron que “no aceptamos los ceses en las funciones de los funcionarios Santos Tito Veliz (embajador), Ademar Valda (cónsul), Rubén Paz  Viscarra (vicensul) y Nelida Acuña (secretaria) por su carácter inconstitucional”.

Los huelguistas subrayaron que “el objetivo es repudiar el golpe de estado” que se produjo en Bolivia hace tres semanas y que provocó la salida del país del presidente Evo Morales y del vice Alvaro García Linera y denunciar “la instalación de dos funcionarios en la Embajada de Bolivia en la Argentina puestos por el gobierno de facto sin la normativa legal”

“Ante esa situación no podemos aceptar esa postura autoritaria. Se autonombraron como la señora Añez y ahora nos están hostigando”, graficaron.

Y añadieron: “No nos representan, han desarmado la embajada y para nosotros es un golpe duro, es inconstitucional, es abuso de poder, no han respetado los criterios para el nombramiento de autoridades ni los nombres han pasado por la Asamblea Legislativa Plurinacional”.

Los huelguistas —quienes prefirieron que sus testimonios sean citados de manera colectiva—expresaron su preocupación por el componente racista del gobierno de facto boliviano: “La señora Añez que no reconoce a Collasuyo (región del imperio incaico que ocupó los actuales territorios de Perú y Bolivia), a la wiphala (símbolo de los pueblos originarios), que no nos reconoce como descendientes de indígenas, no somos parte, por eso, que sepa, que somos nosotros los que la desconocemos”, dijeron.

Repudiaron también que este “gobierno autoproclamado haya tomado atribuciones impertinentes de perpetuación en el poder por varios meses, lo único que tenía que hacer era llamar a elecciones hasta el 22 de enero y no lo hizo”.

Asimismo sostuvieron que si el propio Mauricio Macri “no la reconoció como presidenta a la señora Añez entonces no pueden mandar funcionarios, por eso nos declaramos en huelga pacífica como autoconvocados sin pertenencia partidaria, que simplemente pedimos que se respeten las normas constitucionales”, expresaron.

La Organización de Estados Americano también fue criticada: “Sentimos, como la democracia  en Bolivia, que nuestros votos han sido anulados, pasó un mes y no hay un informe final de la OEA”.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al menos 35 personas han muerto en el marco del golpe de Estado en Bolivia. Este organismo internacional, al igual que la Defensoría del Pueblo, y comisiones independientes han denunciado “violaciones sistemáticas a los derechos humanos en Bolivia” y carta blanca a las fuerzas armadas y la policía para reprimir.

Gentileza: Ansol