Você Abusou

La  incontinencia verbal del presidente brasileño, criticada inclusive por sus colegas del Planalto puede acarrearle algunas complicaciones. Según el politólogo Fernando Luiz Abrucio las declaraciones de Bolsonaro constituyen un gran error ya que no separa política interna y diplomacia. “Los partidos pueden decir lo que quieran, pero el presidente no puede intervenir en las elecciones de otros países”, explica.

“Si ese zurdaje vuelve a la Argentina, podremos tener en Rio Grande do Sul una nueva Roraima, habrá hermanos argentinos huyendo hacia aquí si el resultado de ayer se confirma en octubre”, sentenció el presidente del Brasil.

Ante el tono belicista de Bolsonaro, los políticos y militantes de izquierda celebraron con entusiasmo la victoria de Alberto Fernández, en su fórmula para el Frente de todos que comparte con Cristina Fernández de Kirchner, vista por muchos como un éxito contra “el fascismo y las fake news”

Mientras tanto, en Curitiba, el ex presidente Lula comentó su satisfacción y la presidenta del Partido de los Trabajadores,  PT , Gleisi Hoffmann añadió que “Con este triunfo los que ganan también son los movimientos populares de Brasil y América Latina y los que pierden son en primer lugar Bolsonaro, que apoyó públicamente a Macri, y junto con él , su aliado Donald Trump”

La contundente victoria en las primarias abiertas simultáneas y obligatorias en Argentina ha redoblado la apuesta de incomodidades, principalmente porque comienza a quedar claro que no hay mentira que llene la heladera, ni fake news que pueda ser contrastada con la realidad de una población precarizada en la búsqueda de la restitución de su propia dignidad. Un escenario que los  gobernantes con políticas  neoliberales temen que se replique más allá de las fronteras.

El pueblo es más que soberano.